A medida que la atribulada economía de Venezuela se hunde más en problemas, el interés por el Bitcoin aumenta, dice Anibal Garrido, quien enseña trading de criptomonedas en la Universidad de Carabobo, Venezuela, y ofrece cursos en su sitio web.

Pero, ¿los datos apoyan la noción de que el trading de criptomonedas actúa como un "refugio seguro" en tiempos de conflicto y la idea de que Bitcoin es beneficioso para las economías en problemas porque no está correlacionado con los grandes acontecimientos que podrían hacer fracasar una economía, como la guerra o las sanciones económicas, y no depende de terceros, como los bancos, para operar?

Cuando se trata de Venezuela, Garrido dice que sí. "Venezuela tiene una de las economías más distorsionadas del mundo, mostrando variaciones en la inflación de hasta tres dígitos en un mes", dijo Garrido a Decrypt en una entrevista, citando datos reportados por el banco central del país.

El Fondo Monetario Internacional estima que el los precios de los bienes se inflarán en un 500.000 por ciento, y Garrido dijo que la cantidad de dinero que el Banco Central de Venezuela inyecta en la economía "varía enormemente", lo que hace difícil predecir el valor de la moneda del país, el bolívar.

Por lo tanto, " el sector privado y el ciudadano promedio han elegido protegerse en otras monedas internacionales para refugiarse en su poder adquisitivo", dijo a Decrypt.

"Debido a la facilidad con que la que se pueden adquirir las criptomonedas, especialmente Bitcoin, los venezolanos han aumentado los volúmenes de comercio en la criptodivisa madre más que cualquier país de la región", dijo.

Pero, ¿las pruebas apoyan el argumento de Garrido?

Algunas sí.

El interés por las criptomonedas en el país podría estar relacionado, en parte, con la propia cripto respaldada por el Estado venezolano, el Petro, que llegó el mes pasado a las wallets de al menos 3 millones de ciudadanos dependientes del Estado, como los jubilados y los trabajadores del sector público. Más de 1.000 comerciantes en Venezuela, como el gigante minorista local Traki y el restaurante de comida rápida Burger King han empezado a aceptar criptomonedas como forma de pago.

Y el comercio en LocalCryptos, un mercado criptográfico P2P, también reporta una fuerte actividad en Venezuela. En 2019, los venezolanos representaban el 26% de las transacciones en cripto moneda, y el 86% en toda América Latina.

Los usuarios venezolanos activos en wallets de Dash aumentaron en más de 400% de mayo a noviembre. Eso es suficiente para que Ernesto Contreras, Gerente de Desarrollo de Negocios para América Latina del Dash Core Group, concluya que "el país es el principal mercado para la adopción de criptomonedas en el mundo hoy en día".

"Este es un nivel de adopción y uso que no se ve en ninguna otra parte", dijo a Decrypt, lo que "resuelve algunas de las necesidades de soluciones causadas por los problemas financieros que enfrenta el país".

Pero los datos de comercio de LocalBitcoins.com, un popular sitio de comercio de Bitcoin entre pares, no son concluyentes. A principios de 2019, el volumen de transacciones de Bitcoin se disparó en Venezuela en LocalBitcoins.com, un popular sitio de comercio de Bitcoin entre pares, y ha estado creciendo de forma constante durante años, según los datos de CoinDance.

Sin embargo, en la segunda mitad de 2019, el comercio de Bitcoin en bolívares venezolanos se redujo a menos de la mitad de todo el volumen de comercio en la primera mitad del año (una caída de 35.659 bitcoins a 14.944 bitcoins) - una tendencia que contradice el argumento de "refugio seguro", considerando que la economía de Venezuela sólo empeoró durante ese período.

Cabe señalar, sin embargo, que los volúmenes de comercio en LocalBitcoins disminuyeron en general el año pasado, no sólo en Venezuela, tras la introducción de los requisitos de "conozca a su cliente" (KYC) en la plataforma. Mientras tanto, otros intercambios entre pares como Paxful y Hodl Hodl han tomado el relevo.

De hecho, de acuerdo con el economista venezolano, cualquier caída en el comercio local de Bitcoin dentro del país puede haber tenido mucho más que ver con el mercado criptográfico a nivelglobal. Garrido dijo que la disminución de las transacciones en LocalBitcoins no es una señal de que Venezuela esté perdiendo interés en las criptomonedas. "Es un problema cíclico del mercado relacionado con la eterna lucha alcista y bajista", dijo. En la segunda mitad de 2019, el precio de Bitcoin cayó, lo que significa que ya no parecía un activo seguro. "No era sólo Venezuela... era todo el mercado BTC".

Aún así, es difícil sostener que Bitcoin se comporta como un verdadero activo seguro si el comercio local se estanca junto con el mercado —algo que contribuye a que de repente las criptomonedas no parezcan ser una alternativa más segura que incluso el bolívar, que está en pleno auge inflacionario.

Y es incluso más difícil concluir de esto que Bitcoin es un activo seguro para el mundo.

Para empezar, Bitcoin sigue siendo una moneda volátil comparada con otras alternativas más estables; sólo en 2019, alcanzó máximos de 13.860 dólares y mínimos de 3.441 dólares. En comparación, el valor del dólar frente al euro en 2019, dos monedas bastante estables, se desvió sólo unos céntimos.

Y el precio de Bitcoin no es inmune a las oscilaciones provocadas por acontecimientos globales tan diversos como la tensión entre Estados Unidos e Irán y el Año Nuevo Chino.

Así que para aquellos que buscan concluir que las economías en problemas están en alza para Bitcoin, puede ser mejor mirar más allá de Venezuela.