Prácticamente no hay proyecto, protocolo o institución que no haya sentido el aguijón del contagio en 2022.

Los afortunados terminan el año habiendo tenido que reducir su plantilla para resistir lo que parece ser un mercado alcista de las criptomonedas cada vez más severo. Los desafortunados—y ha habido muchos—se enfrentan a la liquidación, demandas judiciales y penas de cárcel.

El contagio—o tendencia de una crisis financiera a propagarse a otras instituciones, mercados o regiones—ha sido implacable y generalizado.

AD

La capitalización del mercado de las criptomonedas ha caído de 3 billones de dólares en noviembre de 2021 a 881.000 millones de dólares, de acuerdo con CoinGecko. Y algo inusual, al menos para las criptomonedas, la historia del contagio de 2022 comienza con una organización sin ánimo de lucro.

Terra fracasa

Los fundadores de la red blockchain Terra crearon en enero la organización sin ánimo de lucro Luna Foundation Guard (LFG) para salvaguardar la stablecoin TerraUSD y proteger su vinculación al dólar. TerraUSD, que cotizaba como UST, era una stablecoin algorítmica destinada a mantenerse estable frente al dólar estadounidense.

A diferencia de las stablecoins colateralizadas, como Tether (USDT) y USD Coin (USDC), UST estaba inicialmente respaldada por nada más que un código—n mecanismo de acuñación y quema vinculado a su token hermano LUNA. Cuando ese mecanismo empezó a mostrar signos de que probablemente no se sostendría, LFG entró en escena para crear una reserva que respaldara a UST—solo que utilizó Bitcoin y otras criptomonedas, en lugar de efectivo.

Eso no funcionó.

Pocos días antes de que el UST perdiera su vinculación al dólar, cayera en espiral hacia cero y desatara el miedo en los mercados, LFG había realizado la mayor compra de Bitcoin de su historia el 5 de mayo: 1.500 millones de dólares en BTC, con lo que el saldo total de la reserva ascendía a 3.000 millones de dólares. Eso incluía otras posesiones, como LUNA, el Token de gobernanza de la red Terra; AVAX, el Token de la red Avalanche; y USDT y USDC.

AD

La compra se realizó con la ayuda de la mesa de operaciones propiedad de Digital Currency Group, Genesis, y el fondo de cobertura de criptomonedas Three Arrows Capital, escribió LFG en Twitter.

El cofundador de Terra, Do Kwon, fue adorado por sus partidarios por arremeter contra los detractores, llamándoles "pobres" y diciendo de la stablecoin de su competidora MakerDAO: "Por mi mano $DAI morirá". En entrevistas con los medios de comunicación, alardeó de lo acertado de utilizar Bitcoin como moneda de reserva.

"Por primera vez, se está empezando a ver una moneda vinculada que intenta observar el estándar Bitcoin", dijo a CNBC. "Está haciendo una fuerte apuesta direccional de que mantener muchas de esas reservas extranjeras en forma de moneda nativa digital va a ser una receta ganadora".

Entonces el precio del Bitcoin se desplomó. LFG, la organización sin ánimo de lucro, no fue capaz de salvar a UST de la ruina con sus reservas. La red Terra, junto con UST y LUNA, fue el primer behemoth en caer en 2022, ya que UST se desplomó de 1 dólar a 0,13 dólares en menos de una semana.

Muchas de las empresas que acabarían cayendo por su exposición a Terra se encontraban en tres campos, y algunas en todos ellos: Las empresas que eran inversionistas de capital en Terra, recibiendo acciones de la empresa a cambio de cheques que extendían a Terraform Labs; las empresas que habían abierto grandes posiciones en el protocolo de staking de alto rendimiento de Terra, Anchor, donde obtenían rendimientos de hasta el 20% de sus depósitos; o las empresas y particulares que concedían préstamos con garantía insuficiente, o simplemente sin garantía, a empresas que habían invertido en Terra o tenían grandes posiciones apalancadas en UST o LUNA.

Entre ellos: Mike Novogratz, CEO de Galaxy Digital, que en enero tuiteó una foto de su nuevo tatuaje: Un lobo aullando a la luna junto con una etiqueta "Luna". Se autoproclamó "lunático" y dio las gracias personalmente a Kwon.

Terra provoca el colapso del 3AC

Tras el colapso de Terra, Galaxy Digital preveía unas pérdidas de 300 millones de dólares en el segundo trimestre y una caída del 12% de su capital social, hasta 2.200 millones de dólares. Cuando se publicaron los resultados, la pérdida fue incluso peor de lo previsto: La empresa registró una pérdida global neta de 554,7 millones de dólares, y el capital de los socios bajó un 27%, hasta 1.800 millones, de acuerdo con un comunicado de prensa de la empresa.

AD

Pero la siguiente ficha de dominó importante en caer después de Terra fue la ahora famosa Three Arrows Capital, también conocida como 3AC, para la que el protocolo Anchor de Terra se había convertido en una fuente constante de ganancias.

Los cofundadores Kyle Davies y Su Zhu iniciaron 3AC en 2012, lo que los convierte en veteranos para las criptomonedas. En su apogeo, el fondo de cobertura gestionaba más de 10.000 millones de dólares. Era la empresa que todas las startups querían tener en su mesa de capitalización y a la que todas las instituciones estaban encantadas de prestar, a menudo pidiendo muy poca o ninguna garantía. Su reputación era así de buena.

En muchos sentidos, Terra era lo suficientemente grande como para obligar a caer a un jugador aún más grande.

"Los datos sugieren que la desaparición de FTX no ha sido el problema más grande de los inversionistas este año", escribió el equipo de Chainalysis, una compañía de cumplimiento de criptomonedas, en un blog reciente. "Tanto la depreciación del Token UST de Terra como el colapso unas semanas más tarde de Celsius y Three Arrows Capital (3AC) impulsaron pérdidas realizadas mucho mayores para los inversionistas: 20.500 millones de dólares en el caso de UST y la enorme cifra de 33.000 millones de dólares en el caso de Celsius y 3AC, frente a los apenas 9.000 millones de dólares de FTX".

Three Arrows había tenido tanto éxito que, con el tiempo, empezó a hacer apuestas cada vez más arriesgadas, incluida una posición de nueve cifras en Anchor, creada por el jefe de investigación de Terraform Labs, Nicholas Platt.

En aquel momento, Platt preveía que el protocolo Terra se convertiría en el patrón oro de los ingresos pasivos en DeFi.

"Para generar rendimiento, Anchor presta depósitos a prestatarios que ponen como garantía activos con liquid-staking [prueba de participación] de las principales blockchain", escribió en 2020. "El rendimiento de Anchor se alimenta así de las recompensas por bloque de las principales blockchains de prueba de participación. En última instancia, prevemos que Anchor se convierta en el estándar de oro para los ingresos pasivos en la blockchain."

En su apogeo, y justo antes de que Terra se derrumbara, Anchor tenía depositados 14.000 millones de dólares en UST. Pero esa mina de oro de ingresos pasivos era, por supuesto, insostenible. Y cuando paró la música, los inversionistas se apresuraron a salir. La implosión de Anchor precipitó el colapso de todo el ecosistema Terra.

AD

Por si sirve de algo, en el momento de escribir esto, Anchor todavía existe. Le quedan UST por valor de 560 millones de dólares y promete un interés del 16,26% sobre los depósitos.

Los Cofundadores de 3AC, Kyle Davies y Su Zhu, confirmarían más tarde que tomaron una pérdida de 200 millones de dólares de sus posiciones en UST y LUNA. Cuando la agitación del mercado de Terra hizo que el Bitcoin se desplomara de 30.000 a 20.000 dólares en mayo, 3AC se vio obligada a añadir garantías a todos sus préstamos o enfrentarse a la liquidación.

"De lo que no nos dimos cuenta fue de que Luna era capaz de caer a cero efectivo en cuestión de días y que esto catalizaría una contracción del crédito en todo el sector que ejercería una presión significativa sobre todas nuestras posiciones ilíquidas", declaró el cofundador Su Zhu a Bloomberg en julio.

Entre sus posiciones ilíquidas había una gran participación en Grayscale Bitcoin Trust, que solía ser la forma preferida de los inversionistas para exponerse al Bitcoin sin hacer staking directamente, hasta el punto de que se vendía con una prima sobre el Bitcoin subyacente. Cuando 3AC empezó a comprar acciones de GBTC, parecía probable que la empresa pudiera revenderlas y obtener ganancias una vez expirado el periodo de bloqueo.

De hecho, en enero de 2021, 3AC era el mayor accionista de Grayscale Bitcoin Trust (GBTC), habiendo aumentado su posesión a 1.300 millones de dólares. Pero el periodo de bloqueo obligatorio significaba que para cuando 3AC podría haber empezado a vender sus acciones, la prima había desaparecido. La empresa quedó en posesión de una bolsa de GBTC que no podía vender sin incurrir en pérdidas.

Para agravar el problema, 3AC utilizó dinero prestado—3.500 millones de dólares seguían pendientes cuando se ordenó su liquidación—para financiar muchas de sus posiciones. Esto incluía 75 millones de dólares en USDC de Celsius, un "gran" préstamo no revelado de BlockFi, 2.300 millones de dólares de Genesis y 640 millones de Voyager Digital. La empresa también obtuvo préstamos de intercambios: BitMEX, FTX, Blockchain.com y Deribit.

Cuando 3AC no pudo hacer frente a las peticiones de margen, o a las solicitudes de añadir más garantías para asegurar sus préstamos, los prestamistas empezaron a amenazar con liquidar los activos del fondo de cobertura. Los documentos judiciales del procedimiento de bancarrota de 3AC muestran que la dirección de Derebit intentó en repetidas ocasiones ponerse en contacto con los cofundadores del fondo.

"Tienes que empezar a comunicarte", le dijo a Davies uno de los ejecutivos de Derebit. "El equipo legal de Deribit se está preparando ya para lo peor, incluyendo [un] plan de embargo de tus activos y acciones. ... No hagas nada estúpido y, por favor, comunícate".

AD

La empresa dijo más tarde en Twitter que incluso si no se reembolsaba ninguno de los préstamos, "seguiría siendo financieramente saludable y las operaciones no se verán afectadas."

Otro de los prestamistas de la empresa, Blockchain.com, obtuvo lo que ahora se ha convertido en una famosa ocurrencia en Twitter de criptomonedas del ejecutivo de 3AC, Edward Zhao— "yo uhh hmm"—cuando le dijo a Zhao que la empresa tendría que devolver parte de un préstamo concedido al atribulado fondo de cobertura.

En cuestión de semanas, las empresas que habían avalado los préstamos de 3AC liquidaron las posiciones de la empresa. Pero eso dejó a las que no habían pedido a 3AC ninguna garantía—después de todo, era una de las empresas más grandes y con más éxito del sector—con avisos de impago.

En última instancia, fue la notificación de impago de Voyager Digital por 640 millones de dólares la que precedió a la solicitud de 3AC de acogerse al Capítulo 15 de protección contra la bancarrota el 1 de julio.

A pesar de todo, el fundador y entonces CEO de FTX, Sam Bankman-Fried, mantuvo su apariencia de caballero blanco. En junio dijo que sentía que su empresa tenía la responsabilidad de ayudar a todas las empresas en dificultades (un sentimiento que repetiría en el podcast gm de Decrypt en agosto).

"Creo que tenemos la responsabilidad de considerar seriamente la posibilidad de intervenir, aunque sea a costa de nosotros mismos, para frenar el contagio", declaró a NPR. "Aunque no hayamos sido los causantes ni hayamos participado en él. Creo que eso es lo sano para el ecosistema, y quiero hacer lo que pueda ayudarlo a crecer y prosperar."

Tras sufrir grandes pérdidas por el colapso de 3AC, BlockFi, Voyager Digital y Celsius estaban dando vueltas por el desagüe. Las tres empresas pidieron ayuda a Bankman-Fried.

AD

BlockFi aceptó una línea de crédito renovable de 400 millones de dólares de FTX US, que incluía condiciones para que BlockFi fuera adquirida por 240 millones de dólares a la espera de ciertos "desencadenantes de rendimiento", dijo el CEO Zac Prince en Twitter. Voyager Digital aceptó dos líneas de crédito de la mesa de operaciones de Bankman-Fried, Alameda Research: 200 millones de dólares en efectivo y 15.000 BTC.

Se corrió la voz de que Bankman-Fried consideró la posibilidad de hacer un trato con Celsius, pero no lo hizo debido a un agujero de 1.200 millones de dólares en su balance.

FTX se une al desfile de bancarrotas

Al final, no importó quién obtuvo o no el rescate. Desde entonces, las tres empresas se han acogido al Capítulo 11 de protección contra la bancarrota.

Esto se debe a que FTX—la empresa cuyo CEO avergonzaba a los demás por no unirse a él para ayudar a las empresas en dificultades del sector—era insolvente. Es más, era insolvente en parte por la misma razón que 3AC, Celsius, BlockFi y Voyager Digital: Terra.

El análisis de los datos de la cadena ha demostrado que Alameda Research experimentó una enorme pérdida cuando Terra se derrumbó en primavera. Para encubrir las pérdidas, los fondos de los clientes se transfirieron de FTX a Alameda. La teoría en marcha, de acuerdo con las alegaciones de la Commodity Futures Trading Commission, es que se creó una cuenta de cliente falsa para ocultar las responsabilidades de Alameda.

Al menos en parte para remediar el riesgo de que se descubriera el elevado pasivo de Alameda, bajo la dirección de Bankman-Fried, los ejecutivos de FTX reasignaron los aproximadamente 8.000 millones de dólares en pasivos de Alameda a una cuenta de cliente en los sistemas de FTX a la que Bankman-Fried se referiría más tarde como "la cuenta de nuestro amigo coreano" y/o "la extraña cuenta coreana", escribió la CFTC en su denuncia.

La empresa parecía decidida a no revelar sus pérdidas de Terra hasta que las cosas empezaron a desmoronarse a principios de noviembre. Los documentos financieros filtrados de Alameda llegaron a Coindesk, y su informe reveló que la empresa comercial tenía miles de millones de dólares en FTT ilíquido, un Token emitido por FTX, en su balance.

Fue una clara señal de alarma que llevó al CEO de Binance, Changpeng Zhao, un antiguo inversionista en FTX, a anunciar que su empresa comenzaría a vender sus reservas de FTT. En ese momento, Binance poseía aproximadamente 584 millones de dólares en FTT—más del 5% de toda la oferta de Token.

AD

La medida asustó a los inversionistas y clientes de FTX, y como resultado se produjo un retiro de fondos de FTX que drenó miles de millones del intercambio de criptomonedas en cuestión de días. Binance anunció inicialmente su intención de rescatar y adquirir a su rival en apuros, pero finalmente se echó atrás y dijo que FTX estaba "más allá de nuestra capacidad para ayudar."

Dos días después, caería la ficha de dominó más grande hasta entonces: FTX se acogió al Capítulo 11 de protección contra la bancarrota y Bankman-Fried renunció. Pero es poco probable que el contagio se detenga ahí.

BlockFi—una empresa que FTX salvó en junio—ya se ha visto obligada a cerrar y declararse en bancarrota. Más recientemente, Genesis, la empresa de préstamos de criptomonedas propiedad del gigante del sector Digital Currency Group, se ha visto sacudida por las consecuencias de FTX.

A principios de año, Génesis, junto con 3AC, contribuyó decisivamente a que LFG llenara su reserva con el BTC destinado a proteger la stablecoin de Terra. Pero la bancarrota de 3AC dejó a Génesis en posesión de 1.100 millones de dólares en deudas incobrables. Ahora, la bancarrota de FTX ha obligado a Génesis a suspender los retiros mientras busca 1.000 millones de dólares en fondos de emergencia que le ayuden a cumplir con los 900 millones que debe a sus clientes, de acuerdo con fuentes anónimas que han hablado con el Financial Times.

Digital Currency Group, su empresa matriz, rompió su silencio sobre su exposición a finales de noviembre. En una carta a los accionistas (publicada íntegramente por CNBC), el CEO de DCG, Barry Silbert, escribió que la empresa tiene más de 2.000 millones de dólares en pasivos, habiendo pedido prestados 575 millones de dólares a Genesis que vencen en mayo de 2023 y absorbiendo los 1.100 millones de dólares que 3AC aún debía cuando se declaró en bancarrota.

Todavía no hay señales de alivio para Genesis ni certeza de que DCG pueda sobrevivir si su rama de préstamos se declara insolvente. Si Digital Currency Group cae, no se sabe hasta dónde llegará el contagio.