No sería exagerado decir que el mayor anuncio del año para la industria de las criptomonedas vino de fuera de su ecosistema. Las noticias del lanzamiento de Libra, una criptomoneda/blockchain en sí misma promovida por Facebook, empujó a las criptomonedas al ojo del huracán de los debates internacionales entre economistas y gobiernos.

Como el proyecto fue lanzado por Facebook —una corporación multinacional con una propensión por evadir la ley y saltarse las reglas en asuntos relacionados con la privacidad— Libra fue objeto de una lluvia de críticas y advertencias regulatorias sobre los peligros de mezclar los datos de pago y los datos sociales.

Casi seis meses y tres testimonios del Congreso y el Senado más tarde, las aguas aún no se han calmado y la propia Libra ha sufrido importantes cambios. Algunos potenciales miembros de la junta directiva de la Asociación Libre abandonaron el proyecto. La agresividad inicial de la empresa ha sido reemplazada por la cautela. "...Nuestros puntos de vista [sobre Libra] se han aclarado", dijo el CEO de Facebook Mark Zuckerberg durante su audiencia en el Congreso. Esa aclaración podría significar un alejamiento del interés por Libra, la cripto, hacia Libra, la blockchain.

Libra no es la primera incursión de Facebook en el mundo de los pagos online.

Cuando se anunció por primera vez en junio, Libra se comercializó como el intento de Facebook de "bancarizar a los no bancarizados" permitiendo las transferencias de dinero a través de los teléfonos móviles. Sin embargo, esa glosa de declaración de misión santurrona encubre el interés de la empresa de medios sociales en los potenciales beneficios del sector de los pagos.

La empresa de investigación Mordor Intelligence estima que el mercado digital global de pagos alcanzará los 7,6 billones de dólares en 2024, lo que representa un porcentaje de crecimiento medio del 13,7% anual. Para tener una idea de cómo digerir esos números en ingresos, considere el caso de Venmo. El servicio de pagos peer-to-peer (P2P) de PayPal reportó ingresos de 4.380 millones de dólares al procesar más de 27.000 millones de dólares en pagos durante su tercer trimestre del año pasado.

Facebook ha experimentado con una variedad de métodos para habilitar los pagos en su plataforma. Su iniciativa más destacada hasta la fecha ha sido incorporar los pagos en el Facebook Messenger. El servicio se lanzó en 2015 y actualmente está disponible para los usuarios en los Estados Unidos. (Fue descontinuado en el Reino Unido y Francia a principios de este año).

WhatsApp, propiedad de Facebook, que es también la mayor aplicación de mensajería del mundo por número de usuarios, ya ha puesto en marcha una solución que permite realizar pagos a través de teléfonos móviles en la India. (Por cierto, el país tiene una de las mayores poblaciones no bancarizadas del mundo).

Las pruebas recibieron el visto bueno del gobierno indio, aunque la posibilidad de un lanzamiento de Libra en ese país parece remota.

"Asociando esta idea [las iniciativas de la industria de pagos de Facebook] con la de un portafolio de apuestas, WhatsApp Pay es un juego de bajo riesgo y recompensa media, ya que se basa en jugar dentro de las reglas existentes con la base de usuarios actuales y es una apuesta relativamente segura", declaró Hassan Ahmed, director general de la plataforma de operaciones eToro, en una entrevista con Decrypt.

Apenas el mes pasado, Facebook expandió la web de sus servicios de pago al lanzar Facebook Pay, un servicio que permite la transferencia segura de dinero a través de múltiples productos de la suite de Facebook, incluyendo Facebook Messenger, Instagram y WhatsApp.

El pasado y el presente de Libra

A primera vista, la iniciativa Libra parece ser un esfuerzo por conseguir ingresos mediante la prestación de servicios de pago en las economías emergentes y por hacerse un hueco en el floreciente pero costoso mercado de las transferencias internacionales de dinero. A medida que la tecnología reduce las barreras geográficas, se espera que las remesas, o el dinero enviado a casa por los trabajadores extranjeros, se conviertan en la mayor fuente de financiación externa en los países en desarrollo, según el Banco Mundial.

Sin embargo, los altos costos y la regulación existente son obstáculos para este crecimiento. El alcance geográfico de Facebook, junto con sus credenciales tecnológicas, lo convierten en un candidato ideal para abordar este problema.

Michael Poutre, socio gerente de Terraform Capital, dijo a Decrypt que el futuro de la industria de pagos radica en las transferencias internacionales. Proporcionó dos posibles maneras en las que Facebook podría implementar tal sistema. El primer método implica el uso de un sistema como los "hilos" de la Reserva Federal. En este método, los fondos se envían a los países de destino usando contrapartes que utilizan canales locales, como bancos nacionales y transmisores de dinero, para hacer las transferencias finales.

El segundo método es similar al modelo empleado por las empresas de pago como Western Union. El proceso implica la creación de filiales locales de las organizaciones matrices para realizar la transferencia. La trampa aquí es que la responsabilidad de toda la transacción recae en la compañía de pago. Esto es diferente al método de transferencia de la Fed, en el que cada empresa es responsable de sólo una parte de la transacción.

Según Poutre, el sistema de Western Union para las transferencias internacionales parece estar más alineado con los valores de los creyentes en el potencial de las criptomonedas. "...[Implica] menos informes a los gobiernos, más control sobre la información de los clientes y ellos [los servicios de pago] pueden cobrar tarifas donde quieran y en la cantidad que quieran", dijo.

El problema es que el uso de criptomonedas pueden no ser necesario para este modelo de negocio. A principios de este año, Western Union reveló que las transferencias de dinero eran cinco veces más caras usando Ripple en comparación con el uso de su propia red. La compañía de servicios financieros también declaró en una entrada de blog que las criptodivisas todavía necesitan dominar la gobernabilidad, el cumplimiento y la volatilidad.

Además, como lo ha demostrado el retroceso regulatorio de Libra, la magnitud no garantiza el éxito.

"La creación de servicios de pago en una plataforma de comunicaciones no es un camino seguro hacia el éxito y Google  es una muestra", dijo Ahmed, refiriéndose a los intentos anteriores del gigante de la tecnología, Google Pay y Google Wallet, que fueron cerrados.

Calibra puede ser el futuro de Libra

Calibra, la wallet de Facebook para el manejo de los tokens Libra, es una solución potencial al dilema de Facebook. La billetera extiende el concepto de peer-to-peer a través de las fronteras, permitiendo a los usuarios transferir monedas, digitales o equivalentes al fiat, a partes dispares del mundo. También minimiza el riesgo regulatorio inherente a la introducción de una nueva moneda que, según sus críticos, podría amenazar la soberanía económica de los países.

En ese sentido, el futuro de Libra, la cripto-moneda, puede ser turbio. Según un informe de Fortune publicado hoy, Facebook ya ha tenido "conversaciones tranquilas" sobre la incorporación a Centre, un consorcio de stablecoins. No es difícil imaginar un futuro en el que las transferencias de cartera de Calibra se produzcan mediante el uso de stablecoins emitidos por gobiernos o terceros aprobados, en lugar de una moneda propietaria desarrollada por Facebook.

El hecho de separar la moneda de su cadena de bloques también permitirá a Facebook promover Move, su lenguaje de programación para blockchain, asegurando su adopción por parte de terceros. Las implicaciones comerciales de que los desarrolladores externos se adhieran a Libra, la blockchain, son enormes.

Fortune cita a un analista que dice que la introducción de Libra "podría verse como la introducción de iOS por parte de Apple a los desarrolladores hace una década". (Para el contexto, Apple reportó ingresos trimestrales de 12.500 millones de dólares de su división de servicios en sus últimos resultados).

"Si tuviera que hacerlo todo de nuevo, probablemente me centraría más en lo que esta cosa realmente es, que es un nuevo sistema de pago," dijo David Marcus, cofundador de Calibra, a Fortune.

Lo cual podría ser otra forma de señalar que Libra, la moneda, puede no ser realmente la clave para entender el proyecto de blockchian visualizado por Facebook.