Gemini, la plataforma de intercambio de criptomonedas dirigida por los gemelos Winklevoss, planea demandar a Digital Currency Group (DCG) y a su CEO Barry Silbert a menos que ofrezcan un plan para devolver el préstamo de 900 millones de dólares que Gemini hizo a la ahora arruinada Genesis Global.

"A menos que Barry y DCG entren en razón y hagan una oferta justa a los acreedores, presentaremos una demanda contra Barry y DCG de forma inminente", tuiteó Cameron Winklevoss, cofundador y presidente de Gemini, poco después de conocerse la noticia de la quiebra de Genesis.

Describiendo la declaración de quiebra de Genesis como "un paso crucial" hacia la recuperación del préstamo, ya que la empresa "estará sujeta a supervisión judicial y se le exigirá que aporte pruebas sobre las maquinaciones que nos han llevado a este punto", Winklevoss también subrayó que "la decisión de poner a Genesis en quiebra no aísla a Barry, DCG y cualquier otro malhechor de la rendición de cuentas."

AD

Genesis, filial de DCG, fue la primera firma del sector en lanzar una mesa de negociación extrabursátil de Bitcoin en 2013, pero solicitó la protección por quiebra a última hora del jueves tras sufrir pérdidas por los colapsos de FTX y el fondo de cobertura Three Arrows Capital (3AC).

El verano pasado, Genesis fue nombrado el mayor acreedor de 3AC, pasando a la firma con sede en Singapur 2.360 millones de dólares en un préstamo con garantías insuficientes.

Gemini, Genesis y DCG

Gemini y Genesis se habían asociado en Gemini Earn, el atribulado programa que se vendió a los inversores como una oportunidad de ganar hasta un 7,4% de interés por sus tenencias de criptomonedas.

En noviembre de 2022, los primeros signos de posibles problemas comenzaron a aparecer cuando Gemini advirtió a los clientes del programa de posibles problemas con los retiros, y Genesis anunció la congelación de los retiros de los clientes el mismo día.

AD

Gemini Earn fue finalmente cancelado el 11 de enero, con la bolsa diciendo que la medida tenía por objeto obligar a Génesis a devolver los 900 millones de dólares que debe a los clientes de Gemini.

La semana pasada, la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC) también anunció cargos contra Gemini y Genesis, diciendo que las dos empresas "recaudaron miles de millones de dólares" en criptomonedas de los inversores en Gemini Earn y alegando que era una oferta no registrada que califica como la venta de valores a inversores minoristas.

Gemini mientras tanto continuó acusando tanto a Genesis como a su empresa matriz, el Digital Currency Group, de cometer fraude, instando al CEO de DCG a renunciar, diciendo que "no hay camino a seguir" mientras Silbert permanezca al frente del conglomerado y que "ha demostrado no ser apto" para dirigir el negocio.

En respuesta a esas acusaciones, DCG dijo que la declaración era "otro truco publicitario desesperado y poco constructivo" y que la empresa estaba "preservando todos los recursos legales en respuesta a estos ataques maliciosos, falsos y difamatorios."

A pesar de la disputa pública, DCG insistió en que la empresa "continuaría participando en un diálogo productivo con Genesis y sus acreedores con el objetivo de llegar a una solución que funcione para todas las partes."

Daily Debrief Newsletter

Start every day with the top news stories right now, plus original features, a podcast, videos and more.