Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, reveló que el país latinoamericano ha comprado 150 Bitcoin más mientras los precios bajaban el lunes por la mañana.

De acuerdo con los datos de CoinGecko, la principal criptomoneda se desplomó un 6,9% en las últimas 24 horas, cambiando de manos alrededor de $45.000 dólares al cierre de esta edición.

Otras criptomonedas importantes, como Cardano (ADA), XRP, Solana (SOL), y Polkadot (DOT), todos cedieron dos dígitos a lo largo del día, mientras que Ethereum, la segunda mayor criptomoneda por capitalización de mercado, bajó un 9.2%, cotizando actualmente a $3.137 dólares.

"Nunca podrán ganarte si compras los dips", tuiteó Bukele, añadiendo que esto bien puede considerarse un "consejo presidencial". Comprar el dip es una jerga del inglés que se refiere a comprar en las caídas de precios fuertes.

Con la última compra, El Salvador posee ahora 700 Bitcoin por valor de unos $31 millones de dólares.

El gobierno de Bukele compró sus primeros 400 Bitcoin el 6 de septiembre, un día antes de que El Salvador se convirtiera en el primer país del mundo en reconocer formalmente la criptomoneda como moneda de curso legal.

El bitcoin cotizaba justo por debajo de los 53.000 dólares en ese momento, pero se desplomó más de un 10% al día siguiente del lanzamiento de la billetera oficial Chivo de El Salvador, con problemas técnicos que empañaron el inicio del experimento con criptomonedas del país.

Sin embargo, El Salvador se apresuró a aprovechar la oportunidad, con una compra de 150 Bitcoin más ese mismo día, aumentando las reservas de criptomonedas del país a un total de 550 BTC.

Bukele bajo fuego

Mientras continúa la fiebre de compras de Bitcoin en El Salvador, el gobierno del país se enfrenta a una investigación sobre sus compras de Bitcoin y la instalación de cajeros automáticos de criptomonedas.

Según un informe de Reuters de la semana pasada, la Corte de Cuentas de El Salvador—el organismo que supervisa el gasto público del país—recibió una queja de Cristosal, un grupo de derechos humanos y transparencia, en la que expresaba su preocupación por la financiación de las compras de Bitcoin por parte del gobierno.

Los ciudadanos también han sido críticos con el experimento de las criptomonedas del Gobierno.

La semana pasada, en el día de la independencia del país, se intensificaron las protestas en El Salvador, con personas que salieron a la calle con pancartas de "No queremos Bitcoin" y "No a la dictadura" e incluso quemaron un cajero automático de Bitcoin en San Salvador, la capital del país.