El NFT coleccionable de la NBA Top Shots, basado en blockchain está despegando a lo grande.

En las últimas 24 horas, más de 27.000 personas intercambiaron las tarjetas con temática de baloncesto, según Cryptoslam. En total, realizaron 139.000 operaciones, intercambiando 32,4 millones de dólares en criptodivisas. Este enorme aumento en el volumen de operaciones y la actividad ha llevado a Top Shots a la cima del mercado de los NFT, donde ahora está a pasos agigantados por delante de la competencia.

Estrella de la NBA Spencer Dinwiddie Imagen: Wikimedia Commons
Estrella de la NBA Spencer Dinwiddie Imagen: Wikimedia Commons

NBA Top Shots es una versión digital de las cartas coleccionables, en la que cada carta toma la forma de un token no fungible (NFT), un token único que tiene escasez digital. Se almacenan en la cadena de bloques Flow, creada por Dapper Labs, que es uno de los principales socios de la empresa, junto con la NBA. Mark Cuban, propietario de los Dallas Mavericks, es un gran partidario, habiendo intercambiado él mismo algunas tarjetas Top Shots.

Las cartas de Top Shots cuestan a partir de unos 29 dólares las más comunes (cuando hay muchas). Las tarjetas más raras pueden costar desde unos pocos miles hasta valores máximos de 250.000 dólares.

Grandes ventas de coleccionables NFT
Ventas recientes de NBA Top Shots. Imagen: Cryptoslam

Si miramos a un plazo más largo, la ventaja de NBA Top Shots sobre sus rivales coleccionables de NFT se amplía. En el último mes, 52.000 compradores gastaron 144 millones de dólares en más de un millón de intercambios de Top Shots. En comparación, Cryptopunks, el siguiente conjunto de coleccionables más grande, tuvo sólo 648 compradores, con alrededor de 60 millones de dólares en volumen de operaciones.

¿Qué son los NFT?

Los cripto-coleccionables como NBA Top Shots funcionan creando tokens no fungibles (NFT) en una blockchain. A diferencia de las monedas normales, como Bitcoin o Ethereum, cada token es único. Cada token está asociado a una obra de arte o coleccionable específico, y el propietario de ese token es dueño de la obra de arte asociada.

Otros coleccionables de NFT incluyen CryptoKitties, el juego pionero de NFT creado por Dapper Labs; Hashmasks, una reciente colección de 17.000 piezas de arte y Sorare, que comercia con tarjetas de fútbol. En conjunto, estos proyectos tuvieron unos 370 compradores con un volumen de operaciones de 1,6 millones de dólares.