Un miembro del comité de auditoría de Tesla es también un gran inversor en criptomonedas según revela The Telegraph. El comité de auditoría de Tesla fue responsable de la aprobación de una compra de 1.500 millones de dólares de su capital en Bitcoin.

Antonio Gracias, el miembro del consejo de Tesla que formaba parte del comité, es también director de BitGo, una empresa de seguridad y custodia de activos digitales, y de la plataforma de comercio de criptomonedas ErisX. Se desconoce si se excusó de la votación relacionada a las compras masiva de Bitcoin.

Gracias, que dejará Tesla a finales de este año, ha estado en el consejo de la compañía desde 2007. También es miembro del consejo de la empresa de cohetes de Elon Musk, SpaceX.

El empresario, con sede en Chicago, es también el fundador de la firma de inversión Valor Equity Partners. Además de sus vínculos con Tesla, Gracias invirtió en Harbor, una plataforma de tokens de seguridad, que fue adquirida por la empresa de criptomonedas BitGo el año pasado.

Aunque no está claro si Gracias participó en una votación para aprobar el cambio de política de inversión de Tesla frente a Bitcoin, los expertos sugieren que podría haber un posible conflicto de intereses debido a las funciones compartidas por el empresario.

Antonio Gracias de Tesla, también dirige varias empresas de criptomonedas
Antonio Gracias. Imagen: Youtube

"Si hay un conflicto directo o una apariencia de ello, es mejor que te mantengas alejado de él", dijo a The Telegraph Bill Klepper, profesor de gestión en la Columbia Business School. "Tenemos que averiguar si está actuando de buena fe o no. Es en la falta de transparencia, cuando la gente empieza a cuestionar su ética".

La última presentación de Tesla ante la SEC reveló que la compañía había adoptado una nueva política de inversión en enero con un nuevo enfoque en la inversión en criptomonedas y oro. Según el documento, Tesla había comprado 1.500 millones de dólares en Bitcoin.

Cuando se conoció la noticia la semana pasada, Tesla catapultó el precio del Bitcoin a niveles récord y muchas criptomonedas le siguieron en su tendencia.

Sin embargo, algunos inversores no están contentos con el las compras de criptomonedas por parte de Tesla. Uno de ellos es Gary Black, un inversor privado y antiguo ejecutivo de Goldman Sachs, que ha vendido sus posiciones en Tesla alegando que su decisión fue una "asignación de capital arriesgada".