Tips

  • El estándar ERC-20 para los tokens de Ethereum fue creado hace cinco años.
  • A lo largo de los años, el estándar ERC-20 permitió a los desarrolladores crear cientos de tokens personalizados para sus proyectos.
  • Hoy en día, el estándar se utiliza ampliamente en las DeFi.

Hace exactamente cinco años, el 19 de noviembre de 2015, Vitalik Buterin y Fabian Vogelsteller fueron coautores del ERC-20, un nuevo estándar para tokens basados en Ethereum (ETH). Uno que provocaría el mayor auge de finanzas en la blockchain de la historia.

A lo largo de los años, este estándar de tokens allanó el camino para algunos de los mayores logros de la red. Estos fueron desde el auge de las ofertas iniciales de monedas (ICO) en 2017 hasta la actual industria de finanzas descentralizadas (DeFi), la última "aplicación asesina" de Ethereum.

El estándar ERC-20 fue diseñado para llevar la miríada de diferentes monedas creadas por los usuarios de Ethereum a un denominador común. Mientras que los desarrolladores estaban desplegando sus tokens incluso antes de la creación del ERC-20, se estaba volviendo cada vez más difícil para estos proyectos interactuar entre sí. Por lo tanto, se requería un conjunto unificado de reglas.

Desde entonces, algunos de los tokens basados en el ERC-20 se han hecho muy populares e incluso han entrado en los primeros puestos de trading frente a otros criptos. Por ejemplo, EOS, Tron y VeChain se lanzaron inicialmente como tokens ERC-20 antes de pasar a sus respectivas cadenas de bloques.

Los tokens ERC-20 subieron a la palestra públicca en 2017. En ese momento, Bitcoin se convirtió finalmente en un fenómeno mundial, captando la atención del público en general y de los medios de comunicación por igual. Cuando la locura de las criptomonedas golpeó el globo terráqueo, lo más importante para los recién llegados fue, como era de esperar, el "dinero gratis", y ese sentimiento se extendió a todas las demás criptomonedas por extensión.

Imagen: Shutterstock

Dado que Ethereum permitía básicamente que cualquiera creara su propia criptomoneda sin demasiados conocimientos técnicos, era sólo cuestión de tiempo antes de que varios oportunistas decidieran aprovecharse de ello. En la cima de la ola de promoción de la criptocultura, cientos, si no miles, de proyectos de todo el mundo lanzaron sus ofertas iniciales de monedas, obteniendo cientos de millones de dólares de los principales inversores que esperaban obtener ganacias locas con su dinero.

Como sabemos hoy en día, esa burbuja pronto explotó. Aparte de algunas estafas probadas ICO -como Ifan, Pincoin, Onecoin, Bitconnect y Plexcoin, por ejemplo- incluso los proyectos legítimos se encontraron con numerosos baches en las carreteras después de que la obsesión por las inversiones se enfriara.

El desenfrenado "Salvaje Oeste de las ICO" duró poco y se disipó lentamente durante 2018, poco después de su pico. Ahora, sólo unos pocos proyectos de ICO siguen siendo exitosos.

El siguiente "boom" de tokens ERC-20 ocurrió a mediados de 2020. En sólo un par de meses, las plataformas de finanazas descentralizadas y sus fichas tomaron por asalto la esfera criptográfica, convirtiéndose en la nueva "aplicación asesina" de Ethereum

Hoy en día, el DeFi es un mercado en expansión de 13.000 millones de dólares con un complejo ecosistema interconectado. En comparación con el auge del ICO, las estafas son mucho menos frecuentes en las DeFi, aunque tiene sus propios problemas, principalmente los hackers.

Recientemente, Value DeFi fue explotado por 6 millones de dólares, el DeFi Origin por 7 millones de dólares y el DeFi de la plataforma Akropolis por 2 millones de dólares. Y eso es sólo en la última semana. Los tokens ERC-20 han llevado al Ethereum a nuevos niveles altos y bajos, y todo ha ocurrido en sólo cinco años.