John Russ, jefe de marketing global de la plataforma de intercambio de criptomonedas con sede en San Francisco, Coinbase, dejará la empresa tras conocer la nueva postura de "no hay política en el trabajo", anunció ayer en Twitter.

Antes del anuncio de Russ, el jefe de cumplimiento de Coinbase, Jeff Horowitz, también decidió dejar la compañía, aunque al parecer no tuvo nada que ver con la nueva política, según las fuentes de The Block. Andrei Anisimov, un ingeniero de software senior de Coinbase, también tweeteó el 10 de octubre que era su última semana en la empresa, pero no proporcionó detalles adicionales sobre el por qué.

Como informó Decrypt, el CEO de Coinbase, Brian Armstrong, despertó una gran controversia recientemente al anunciar una nueva política de la compañía que prohíbe a los empleados discutir asuntos políticos en el trabajo.

Naturalmente, esto inmediatamente dividió a la comunidad de usuaris de criptomonedas en dos bandos. Mientras que algunos comentaristas aplaudieron a Armstrong por separar la política de los negocios, otros lo golpearon por supuestamente invadir la privacidad de los empleados y sofocar la libertad de expresión.

Sea cual sea el caso, Armstrong todavía ofreció generosas indemnizaciones a todos los empleados de Coinbase que tuvieran problemas con las nuevas políticas.

En total, Coinbase ha perdido al menos 60 empleados —o alrededor del 5% de su fuerza de trabajo— desde que se anunció la prohibición de la expresión política.

A su vez, el CEO de Twitter, Jack Dorsey, argumentó recientemente que la nueva política de Coinbase puede estar contradiciendo el espíritu libre de Bitcoin, ya que es "importante al menos reconocer y conectar los problemas sociales relacionados con los que sus clientes se enfrentan diariamente"

Porque todos en el equipo de Twitter se centran en de defender  la libertad de expresión sin censura, ¿verdad?