Tips

  • El Almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de los EE.UU., habló ante el Consejo de las Américas el lunes.
  • Faller dijo que el hemisferio sur se enfrenta a muchas amenazas para sus "jóvenes democracias", entre ellas el creciente uso de criptomonedas en la región.
  • Faller señaló que Venezuela es particularmente problemática en lo que se refiere a su régimen "criminal" y a la adopción de criptomonedas.

Para el Almirante de la Armada Craig Faller, jefe del Comando Sur de los EE.UU., el uso de criptomonedas en las "jóvenes democracias" del hemisferio sur es un problema para los Estados Unidos y se está tomando esta "amenaza" muy en serio.

"A menudo, estas jóvenes democracias —y las instituciones muy jóvenes, a veces débiles— están bajo el asalto de la corrupción de las organizaciones criminales transnacionales, que es una empresa de 90 mil millones de dólares al año [que] trafica con personas, armas, drogas y otros commodities, lava dinero, [y] criptomonedas", dijo el Comandante Faller durante una charla con el Consejo de las Américas el lunes.

"El sesenta por ciento de la criptomoneda del mundo está en este hemisferio, y mucho de eso se debe a que las personas están tratando de evitar el orden regular en el sistema financiero internacional", dijo.

Aunque los datos indican que el mayor mercado de criptomonedas en volumen es en realidad el Este de Asia, Fuller reiteró que "la estadística del 60%" viene de América del Sur y el Caribe durante su discusión de una hora, y señaló a Venezuela como particularmente problemática en la región en lo que se refiere a las criptomonedas.

El almirante explicó que el gobierno de los Estados Unidos está estudiando la influencia no sólo de las organizaciones criminales de la región —que incluye, en su estimación, el gobierno "criminal" del presidente venezolano Nicolás Maduro— sino también la de "actores estatales externos", como China, Irán y Rusia (esencialmente gobiernos cuyas políticas no se alinean con los intereses de los Estados Unidos). Fuller explicó además que los problemas de la región se derivan de "actores malignos" como Cuba, Venezuela y Nicaragua —gobiernos que a menudo colaboran con esos actores estatales externos.

Cuba y Venezuela han hecho un uso notablemente mayor de las criptomonedas en los últimos años como forma de eludir el "orden regular del sistema financiero internacional" y evadir las sanciones de los Estados Unidos.

Para hacer frente a estas amenazas percibidas y asegurar el orden en estos países, Faller dijo que Estados Unidos continúa estableciendo alianzas con gobiernos regionales, como el de Colombia, fortaleciendo su programa de educación y capacitación, compartiendo inteligencia y trabajando para lograr una mayor interoperabilidad entre los componentes militares.

Las criptmonedas como un asunto geopolítico

En lo que se refiere a Venezuela, específicamente, el Comandante Fuller dijo que los esfuerzos de EE.UU. para derrocar a Maduro han sido efectivos pero aún pueden "tomar un tiempo".

"A menudo me preguntan, bueno, ¿por qué tarda tanto?, ¿por qué el esfuerzo de EE.UU. no ha funcionado? Y yo diría que los esfuerzos de EE.UU. han funcionado; el esfuerzo internacional ha funcionado, [aunque] no lo suficientemente rápido para el pueblo venezolano. Pero tomó una generación llegar a este punto, y va a tomar un tiempo para resolverlo".

De hecho, como el exembajador de EE.UU. William Brownfield lo dijo anteriormente, la política de "acelerar el colapso incluso si causa un período de gran sufrimiento de meses o años" al pueblo de Venezuela puede, de hecho, estar funcionando. Pero así como el Presidente Donald Trump ha intensificado su juego político, Maduro ha intensificado su propio juego criptopolítico como resultado.

Por ejemplo, el gobierno de Maduro concedió la semana pasada una licencia para una Bolsa de Valores Descentralizada. Es —a diferencia de la criptomoneda respaldada por el Estado, Petro— completamente descentralizada y transparente. El nuevo DEX respaldado por el estado funciona en la blockchian de Ethereum y busca ampliar las opciones de los inversionistas locales para intercambiar instrumentos financieros tradicionales legalmente (en Venezuela) con la confianza de que la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EEUU (OFAC) no intervendrá.

Asimismo, la reciente "ley antibloqueo" de Nicolás Maduro tiene como objetivo promover el uso y la adopción de las criptodivisas como política de estado a nivel nacional e internacional. Esto amplía la visión económica del gobierno para escapar de las sanciones, que hasta ahora ha sido muy Petrocéntrica. Además, Maduro ya ha reconocido que el Banco Central de Venezuela tiene Bitcoin y Ethereum como parte de sus reservas internacionales.

Según datos de la empresa de investigación de cadenas de bloques Chainalysis, Venezuela ocupa el tercer lugar entre todas las naciones en cuanto a la adopción de criptomonedas.

Aunque las criptomonedas, específicamente, estaban lejos del enfoque de Fuller durante su recapitulación de los desafíos que enfrentaba el gobierno de los Estados Unidos en Sudamérica, el almirante reconoció que su creciente papel en la región no debía ser pasado por alto.

"Todo encaja como el tejido más intrincado de la alfombra persa más compleja", dijo.