El hacha cortó rápidamente la cabeza del Dr. Markus Braun, CEO de la fintech alemana Wirecard, la cual anunció ayer que el auditor Ernst & Young había descubierto un agujero de 2.000 millones de dólares en su balance.

Hoy, Wirecard anunció que Braun ha renunciado con efecto inmediato "de mutuo acuerdo" con la junta. El Dr. James Freis, Jr, que se unió a la junta de Wirecard ayer, llenará el vacío como CEO interino. Además, Wirecard ha suspendido al miembro de la junta Jan Marsalek hasta el 30 de junio "sobre una base revocable".

"La confianza del mercado de capitales en la empresa que he estado dirigiendo durante 18 años se ha visto profundamente sacudida", escribió Braun en una declaración compartida por la empresa. "Con mi decisión estoy respetando el hecho de que la responsabilidad de todas las transacciones comerciales recae en el CEO."

Si bien la decisión pone de manifiesto algunas responsabilidades frente a la situaciónl, aún no explica con precisión lo que sucedió. Ayer, Wirecard anunció que Ernst & Young informó a esa empresa que un fideicomisario de una de sus cuentas bancarias había informado de un "saldo falso", potencialmente para engañar al auditor en cuanto al saldo legítimo.

La división de Múnich de Ernst & Young no encontró "ninguna prueba de auditoría suficiente... de saldos de efectivo en cuentas fiduciarias... por un importe de 1.900 millones de euros", o más de 2.000 millones de dólares, según un comunicado. Esa cantidad es alrededor de un cuarto del balance consolidado de la compañía, según datos aportados por los auditores.

Basándose en las pruebas descubiertas hasta ahora, Ernst & Young sospecha que el fideicomisario tenía la intención de "engañar al auditor y crear una percepción errónea de la existencia de esos saldos de efectivo o de la tenencia de las cuentas en beneficio de las empresas del grupo Wirecard".

Wirecard supervisa una serie de servicios financieros, y opera las tarjetas de débito Crypto.com y TenX cryptocurrency. Aún no está claro qué parte del negocio está relacionada con los fondos desaparecidos.

El CEO de Crypto.com Kris Marszalek twiteó ayer que Wirecard "no tiene la custodia de ningún token en manos de Crypto.com" y que las tarjetas están "totalmente prefinanciadas". Estos fondos fiduciarios de los clientes son mantenidos por una [institución de dinero electrónico] regulada por la FCA del Reino Unido en cuentas de clientes segregadas. Los fondos se mantienen en otro banco".

Las acciones de Wirecard bajaron un 80% esta mañana como resultado de las noticias. Se ha recuperado ligeramente, pero todavía se mantiene en un 75% por debajo del nivel de ayer.

Wirecard ha retrasado la publicación de sus estados financieros anuales y consolidados de 2019, y la publicación de ayer advertía que "Si los estados financieros anuales y consolidados certificados no pueden estar disponibles hasta el 19 de junio de 2020, los préstamos hechos a Wirecard AG por un monto aproximado de 2 mil millones de euros pueden ser terminados".