Tips

  • El hombre detrás de la Wallet de Bitcoin "Qbita" ha desarrollado un intercambio entre iguales, hecho a medida para Cuba.
  • El intercambio viene incorporado dentro de la cartera ultraligera, que requiere relativamente poco espacio de datos y ancho de banda para su uso.
  • El desarrollador Mario Mazzola ya está mirando hacia adelante, con planes para integrar soluciones de negocios a continuación.

¿Qué tienen en común Bitcoin y Cuba? La resistencia.

A pesar de los bloqueos, embargos y sanciones financieras que han golpeado a la nación isleña, el pueblo de Cuba ha demostrado ser experto en superar los obstáculos. Y un residente de Cuba, en particular, está haciendo exactamente eso para el ecosistema de criptomonedas en la isla.

A principios de este mes, Mario Mazzola, el creador de la wallet ultraligera de Bitcoin Qbita, lanzó la Qbita Exchange, la primera plataforma descentralizada de intercambios de Bitcoin de su tipo en Cuba.

Aunque las criptomonedas no son ilegales en Cuba, tampoco hay un marco regulatorio para ellas. Esto, combinado con las sanciones de EE.UU., un servicio de Internet deficiente y otras restricciones, ha hecho que los mayores y más importantes exchanges de criptomonedas y proveedores de wallets del mundo eviten por completo a Cuba. Así pues, Mazzola se ha encargado de desarrollar por su cuenta un ecosistema cripto todo en uno: una wallet de Bitcoin, una plataforma de pagos y, ahora, un intercambio entre pares.

"Creé Qbita Exchange porque siempre he estado convencido de que aquí, en Cuba, Bitcoin es una necesidad real", dijo Mazzola a Decrypt. Y para que Cuba se ponga al día con otras partes del mundo, el país "necesita herramientas para comprar, vender, usar y almacenar Bitcoins de forma fácil y segura", dijo. "Qbita resuelve todos estos problemas", afirma Mazzola.

El emprendedor italo-cubano lanzó la cartera Qbita por primera vez en noviembre pasado. Está diseñada para funcionar en cualquier parte del mundo, pero está especialmente pensada para satisfacer las necesidades de los cubanos con problemas de datos. La instalación de la billetera sólo requiere aproximadamente 1MB de espacio en el disco duro y relativamente poco ancho de banda.

Esa cartera ahora soporta una plataforma de comercio Bitcoin P2P incorporada, permitiendo a sus usuarios cubanos comerciar BTC desde sus carteras de forma segura y descentralizada con un control total sobre sus fondos.

Qbita evoluciona hacia una plataforma de comercio P2P

Mazzola dijo que mientras que otros intercambios P2P como Paxful y LocalBitcoins tienen servicios similares, ninguno es particularmente bueno para los cubanos.

"Por supuesto, hay otras plataformas en el mercado como Paxful y Localbitcoins, ambas son modelos para nosotros, pero cada una de ellas tiene un pequeño problema", dijo. "Paxful está bloqueando activamente a Cuba, LocalBitcoins está pidiendo KYC, y debido al embargo, este requisito legal no está ayudando a la gente de la isla, por lo que no está disponible en nuestro país".

Mazzola señaló otras opciones P2P en Cuba, como CubaCoin y Fusyona, pero dijo que a menudo tienen varias limitaciones técnicas.

Qbita, por otro lado, trabaja creando una dirección de multifirma controlada por el comprador, el vendedor y la plataforma, según Mazzola. Si la operación sale bien, tanto el comprador como el vendedor firman la transacción, que se ejecuta al instante. Si algo sale mal, las partes envían sus pruebas a Qbita que firma a favor del propietario legítimo, ejecutando inmediatamente la transferencia.

Mazzola explicó que, a pesar del escepticismo inicial, la aceptación y popularidad de la cartera como plataforma de comercio p2p ha aumentado considerablemente. "Hace aproximadamente una semana, teníamos alrededor de 850 descargas registradas. Lanzamos la plataforma de intercambio y las descargas llegaron a 1.100. Esto es un incremento del 30% en una semana", dijo.

¿Puede un solo hombre crear un ecosistema?

El crecimiento de Qbita ha venido estrictamente de la difusión boca a boca, dijo el empresario cubano.

"Hemos invertido cero en publicidad", dijo. Y sólo está empezando.

El desarrollador de Qbita está construyendo una pasarela de pago para las empresas que quieran empezar a aceptar la criptodivisa. La iniciativa aún no ha tomado vuelo, dijo, porque el comercio electrónico está aún en su infancia en Cuba.

Las remesas, sin embargo, son otra historia. "Qbita es la plataforma perfecta para procesar las remesas, y no lo digo yo; lo dicen las matemáticas", dijo Mazzola. "Si comparamos Qbita con Western Union, un cubano-americano envía 100 USD desde Estados Unidos a su esposa en Holguín y ella recibirá unos 95 CUC [pesos cubanos convertibles]".

Pero si la transferencia se hiciera en cambio en Bitcoin, explicó —y el destinatario vendiera las criptomonedas inmediatamente— esa persona vería una ganancia neta de la transacción, porque Bitcoin se vende en Cuba con prima.

Y a pesar de estos tiempos difíciles para la mayor parte del mundo, Mazzola dijo que es optimista para el futuro tanto de Cuba como de la industria de las criptomonedas.

"Creo que en el futuro vamos a ver menos gente que venga al espacio cripto sólo para hacer dinero fácil", dijo. "Vamos a ver más gente usando Bitcoin para su verdadero propósito: la libertad de mover el dinero y tener un control total de sus fondos."