Algunas lumbreras del mundo de las criptomonedas como Vitalik Buterin han dicho que las computadoras cuánticas -y el advenimiento de la "supremacía cuántica" de Google- no es una amenaza para las redes de criptomonedas y tecnologías blockchain, como Bitcoin y Ethereum.

Pero, ¿podrían las computadoras cuánticas convertirse realmente una bendición para la industria de la cadenas de bloques?

Eso es exactamente lo que propone un nuevo informe de la empresa de investigación TechNavio el cual concluyó que el "auge de las computadoras cuánticas tendrá un impacto positivo en el mercado y contribuirá significativamente a su crecimiento"

El informe, que analiza el mercado minorista de la industria de las blockchain, pronostica que este sector tecnológico crecerá en 1.520 millones de dólares para el año 2023, con la "demanda de una mayor seguridad en línea" como motor clave de la demanda incremental.

Según TechNavio, es precisamente la "amenaza potencial a la criptografía de clave pública" de la tecnología de la informática cuántica lo que puede obligar a "muchas organizaciones a desarrollar soluciones de cadenas de bloques basadas en la tecnología cuántica para permitir una blockchain sera más segura y resistente a hackeos en el futuro".

El informe también señala que "la gestión de la identidad de la blockchain permite a los usuarios finales tener un control directo sobre quién puede ver sus detalles y cuánta información se comparte". Estos factores ayudarían a garantizar una mayor seguridad de los datos de los usuarios finales y "tendrían un impacto positivo en el crecimiento del mercado global de la cadena de bloqueo en el sector minorista".

Segmentos de la industria global de las tecnologías blockchain y criptomonedas en general han estado en ventaja desde la proclamación de Google de haber alcanzado la "supremacía cuántica" sobre el mundo de la tecnología. Sin embargo, vale la pena señalar que ya existen varios proyectos de cadenas de bloques que se están preparando para un futuro cuántico.

Estos proyectos incluyen la plataforma QAN, que está construyendo una cadena de bloques "resistente a un ataque cuántico", o TangleChain de IOTA, que afirma estar protegida contra la criptografía poscuántica.