En un programa de televisión del mes pasado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sugirió colocar gallineros en las aulas para alimentar a los niños y niñas hambrientos del país. Es una medida de la persistente crisis que él niega.

Y esta postura, dicen los trabajadores humanitarios, hace imposible que los organismos internacionales, como UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos, puedan transportar por vía aérea y distribuir los suministros que los venezolanos necesitan con tanta urgencia.

El pollo es uno de los antiguos alimentos básicos que se ha convertido en un lujo poco común para muchos en este país desgarrado por la inflación; un ave entera cuesta ahora un tercio del salario mensual promedio. Pero una nueva iniciativa, PolloPollo, espera volver a poner sobre la mesa estas aves de corral junto a otros alimentos.

PolloPollo está utilizando la tecnología blockchain para cumplir su promesa, pero también para abordar cuestiones de transparencia y responsabilidad que se han impuesto a otros programas de donación. Y ha escogido disminuir la presión tecnológica a favor del impacto del proyecto en sus clientes.

Esta iniciativa no es la única de su tipo. Más lejos, el Programa Mundial de Alimentos también ha estado utilizando las DLT desde principios del año pasado para distribuir ayuda a quienes más la necesitan, y ahora está ampliando el terreno que cubre y mejorando la tecnología. Decrypt preguntó a los creadores de los dos proyectos cuánta diferencia están haciendo. ¿Podría ya estar aquí el futuro de la ayuda alimentaria?

No hay necesidad de un teléfono inteligente

"Uno de los principales objetivos del proyecto PolloPollo es crear una capa de abstracción para que esta nueva tecnología esté disponible para la gente sin que tengan que saber cómo funcionan las cosas en su interior", dijo Casper Niebe, fundador de PolloPollo, a Decrypt.

Los beneficiarios de la ayuda ni siquiera necesitan un teléfono inteligente. Basta con que se registren en el sitio web de la plataforma y envíen una solicitud.

Allí, por ejemplo, los proveedores anuncian paquetes de productos -$5 de pollo o una combinación de supermercado de $4.

Cuando un tercero responde a la solicitud y hace una donación en la plataforma, la persona que solicita alimentos recibe un mensaje de texto o un correo electrónico. Luego recogen los productos de un distribuidor o productor de alimentos cercano y los firman digitalmente.

La tienda o granja recibe entonces el pago por el producto en "bytes", la criptomoneda de la plataforma Obyte sobre la que se construye PolloPollo.

El paso final tiene lugar cuando un representante de Obyte visita al proveedor y convierte la criptomoneda en bolívares venezolanos, o en otra criptomoneda.

Grupo de personas recibiendo alimentos. IMAGEN: PolloPollo

Niebe dijo que el proyecto nació de su frustración por la falta de transparencia en las actuales plataformas de distribución de ayuda. Los honorarios y costos de transacción se comen alrededor del 3,5 por ciento de la donación promedio, según estimaciones, y el ex secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha advertido que hasta un 30 por ciento de los fondos para el desarrollo se pierden a causa de la corrupción.

Mientras Niebe piensa que las criptomonedas ofrecen una alternativa más transparente, las iniciativas actuales para entregar alimentos como EatBCH y Bitcoin for Venezuela, han sido criticadas por confiar en las fotos para demostrar que los suministros han sido entregados a sus destinatarios.

Niebe cree que PolloPollo es una solución más adecuada, una que ofrece más responsabilidad. Con su firma digital, los beneficiarios de la ayuda activan el contrato inteligente que garantiza el pago a los proveedores. Y los donantes son notificados a través de la plataforma PolloPollo.

Desde junio, ha estado trabajando en su trabajo diario en la compañía danesa de telecomunicaciones Uni-tel, donde trabaja como gerente de proyectos, desarrollando PolloPollo en su tiempo libre, y trabajando con otros voluntarios en Venezuela.

Vivir un poco mejor

"PolloPollo está poniendo directamente en sus manos los productos que necesita la gente", dijo a Decrypt Santiago Saso, representante de Obyte en el suburbio de San Antonio de los Altos, cerca de Caracas.

"Todas las personas que solicitaron y recibieron alimentos siempre quieren volver a solicitar más y preguntar cómo es posible", agregó. "Los paquetes tienen una buena cantidad de comida y a menudo duran un par de semanas."

Saso es también el fundador del intercambio local de criptomonedas p2p, Capybara. En conversaciones con Decrypt comentó que es muy conocido entre los minoristas de la zona, así que confían en él. Añadió que "tenemos una buena cantidad de gente que usa criptomonedas para vivir un poco mejor que la mayoría de la gente del país".

El nombre de PolloPollo proviene del primer proveedor del proyecto, una granja avícola. Pero también hay otros comestibles disponibles, y hay planes para ampliar la gama de productos ofertados.

La mujer de la izquierda recibe alimento para sus aves. Imagen: PolloPollo

Niebe también quiere permitir donativos en fiat a la plataforma, pero, actualmente, cualquiera que quiera donar necesita crear una billetera Obyte. Por lo tanto, mientras la plataforma está en desarrollo, el proyecto sólo opera en dos lugares (el segundo está cerca de la frontera con Colombia). Tiene alrededor de una docena de proveedores, y no hace publicidad, por lo que los beneficiarios de la ayuda sólo se enteran de ella de boca en boca.

Eventualmente, hay planes para lanzar un stablecoin que trabajará con PolloPollo, dijo Saso. Cree que esto animará a más donantes a utilizar la plataforma, y entonces podrán invitar a más gente a pedir alimentos y a más tiendas para ofrecer productos. Una farmacia es lo primero en su lista de deseos.

Clientes recogiendo paquetes de comida en una tienda participante. IMAGEN: PolloPollo

Dijo que, para quienes no tienen conexiones con el gobierno ni acceso a remesas del exterior, las cosas han sido muy difíciles, y que los informes de que el venezolano promedio ha perdido al menos 11 kilogramos (unos 24 libras) como resultado de la crisis alimentaria, son ciertos.

La blockchain como el balastro futuro de la ayuda humanitaria.

La blockchain no es una solución milagrosa. La tecnología es nueva; las redes están en su infancia y Niebe dijo que PolloPollo está luchando contra la desconfianza de los donantes, que pueden asociarla con actividades ilícitas como el lavado de dinero, pero también de los proveedores y receptores de ayuda, que la comparan con el Petro, el vilipendiado proyecto promovido por el presidente Maduro.

Esta desconfianza es uno de los factores que ha llevado a una de las primeras iniciativas de ayuda basada en la blockchain a evitar por completo las criptomonedas y centrarse en la tecnología subyacente, con algunos resultados espectaculares.

Desde principios de 2018, el Programa Mundial de Alimentos ha estado utilizando la cadena de bloques para hacer frente a la escasez de alimentos que afecta a los 106.000 refugiados que han huido de Siria, y ha establecido hogares temporales en los campamentos de Jordania.

"Actualmente, estamos explorando la capa fundamental de la cadena de bloques, en lugar de las criptomonedas", dijo Houman Haddad, el ejecutivo de la ONU que está detrás del proyecto, a Decrypt.

Su iniciativa, Building Blocks, proporciona cupones de alimentos para que los refugiados los canjeen en tiendas locales. Utiliza una versión "autorizada" o privada de la cadena de bloques Ethereum, junto con la tecnología de escaneo del iris, para gestionar los datos que sustentan la entrega de los vales.

Para comprar alimentos, el beneficiario sólo tiene que ir a un supermercado participante, donde se escanea su iris y el precio de los alimentos que necesita se deduce de su cuenta familiar.

Haddad señaló que no ha sido fácil. "La tecnología es nueva; hay mucha publicidad; hay mucha negatividad... para mucha gente, la cadena de bloques y las criptomonedas son la misma cosa", dijo.

Él ve un papel futuro para las criptos como una forma de distribuir la ayuda, pero cree que las monedas disponibles hoy en día no cumplen con esos criterios, todavía.

"Por un lado, el valor [de la criptomoneda] debe ser estable; tiene que ser legal, al menos en nuestro caso, y también tiene que ser ampliamente aceptado", dijo.

En lugar de dar criptomonedas a los refugiados, el sueño de Haddad es desplegar una versión más descentralizada de Building Blocks, una que puedan utilizar las 40 organizaciones que asisten a las personas en los campamentos.

La ventaja de utilizar una red con permisos es que el equipo puede procesar las transacciones más rápido y más barato. Pero cree que una blockchain en la que las agencias puedan coordinar sus esfuerzos mejoraría la transparencia de su trabajo. Lo haría más seguro y permitiría que los limitados recursos disponibles se ampliaran aún más.

Haddad dijo que, poco a poco, otras organizaciones se están incorporando: ONU Mujeres es la primera en hacerlo.

"Una vez que la red crezca, verás un efecto positivo, tanto para nosotros como para los refugiados", dijo. El verdadero valor vendrá cuando tengamos un número de organizaciones humanitarias colaborando alrededor de una plataforma".

Mientras tanto, Building Blocks se está expandiendo a Bangladesh y está poniendo en marcha una blockchain que Haddad espera que sirva a más de 800.000 refugiados rohinga.

Poco a poco y en silencio, la blockchain y las criptomonedas están empezando a marcar la diferencia para aquellos que más necesitan ayuda. Un pollo a la vez.