Tips

  • Las empresas estadounidenses siguen intentando que los reguladores aprueben un Fondo de inversión de Bitcoin.
  • Un ETF tiene varias cualidades atractivas para los inversionistas.

En los últimos días de 2020, la empresa de inversión VanEck presentó una solicitud ante la Comisión de la Bolsa deValores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) para formar el VanEck Bitcoin Trust, un fondo de inversion cotizado en bolsa (ETF por sus siglas en inglés).

El operador del mercado de valores Cboe BZX Exchange ha presentado ahora una propuesta a la SEC para cotizar y negociar acciones de ese fondo. La presentación, dice "se basa en la anterior presentación S-1 de VanEck" y "representa los siguientes pasos para llevar al mercado lo que podría ser el primer ETF de bitcoin de Estados Unidos".

El cambio de reglas propuesto "cotizará y negociará las acciones del VanEck Bitcoin Trust... bajo la regla 14.11(e)(4) de BZX, Acciones Fiduciarias Basadas en Materias Primas". Según la norma, las acciones serían canjeables por Bitcoin.

Cameron y Tyler Winklevoss, fundadores de la bolsa de criptomonedas Gemini, propusieron por primera vez un ETF de Bitcoin en junio de 2016. La SEC rechazó la propuesta. Desde entonces, varias empresas, incluidas VanEck y Cboe, han presentado propuestas a la agencia reguladora, solo para verlas rechazadas o retiradas.

Un ETF es un fondo de inversión que cotiza como una acción, lo que significa que se puede comprar o vender mientras el mercado esté abierto. Los fondos de inversión y otros productos de inversión actúan de forma diferente, y los operadores sólo pueden entrar al cierre del día.

Un ETF de Bitcoin sigue el precio de Bitcoin, lo que permite a los inversionistas interesados en la criptomoneda, pero que no quieren tenerla ellos mismos, exponerse al activo. Los usuarios compran acciones de Bitcoin, no el propio Bitcoin.

En general, un ETF de Bitcoin sería un instrumento de inversión más accesible que, por ejemplo, el Grayscale Bitcoin Trust, que sólo está abierto a inversionistas acreditados, requiere una inversión mínima de $25.000 dólares y no permite a los compradores negociar sus acciones durante seis meses.

Aunque los reguladores estadounidenses aún no han aprobado un ETF, el panorama normativo está cambiando. El mes pasado, Canadá se convirtió en el primer país norteamericano en acoger un ETF de Bitcoin, aprobando los fondos Purpose y Evolve en rápida sucesión.

Un analista de Bloomberg dijo a Decrypt que, después de hacer $165 millones de dólares en volumen de negociación en su primer día, el debut de Purpose "fue posiblemente el lanzamiento de ETF más exitoso de todos los tiempos." EE.UU. es un mercado mucho más grande que el de Canadá, lo que da alguna pista de por qué Cboe y VanEck siguen impulsando propuestas.

En un correo electrónico compartido con Decrypt, un portavoz de Cboe dijo: "Cboe cree que la aprobación de un ETF de bitcoin podría proporcionar a los inversionistas acceso a la exposición de bitcoin a través de un vehículo transparente y regulado."

Quizás, esta vez, las cosas sean diferentes.