Tips

  • En los últimos dos años, el volumen de criptomonedas robadas ha aumentado.
  • El número de violaciones de seguridad también está alcanzando su punto máximo.
  • Un informe muestra cómo se mueve el dinero tras un hackeo.

La rápida evolución del panorama de la industria cripto está obligando a los criminales a esforzarse más para ofuscar los flujos de transacciones de Bitcoin y otras criptomonedas robadas, según el último informe de Crystal Blockchain.

Aunque el número de plataformas de intercambio cripto y de comerciantes de criptomonedas está creciendo, también ofrece muchas oportunidades para los delincuentes, que suelen dirigirse a los usuarios inexpertos para intentar robarles sus activos.

Los analistas descubrieron que los ciberdelincuentes ahora ocultan sus fondos robados mucho más rápido. Esto se produce cuando tanto el volumen de fondos robados como el número de violaciones de seguridad han alcanzado sus niveles más altos en 2019/2020.

El informe dice que, mientras que los cripto criminales solían guardar los fondos robados hasta un año, ahora tienden a empezar a esconder sus fondos en 28 días. Señala que esto supone una reducción de 13 veces en el tiempo que tardan en esconder el dinero robado.

Los autores sugieren que las posibles razones de estos cambios drásticos incluyen el desarrollo general de la industria de las criptomonedas con más atención por parte de las fuerzas del orden, así como la aparición de varias empresas de análisis de blockchain.

Las plataformas forenses de blockchain están diseñadas para supervisar las transacciones en las cadenas de bloques con el fin de identificar a los actores nefastos y vigilar el movimiento de los fondos robados. Etiquetan determinadas direcciones como de alto riesgo y colaboran con las fuerzas de seguridad para evitar que se vendan los activos.

Según Crystal Blockchain, "esto ha provocado cambios en el comportamiento de los cripto criminales, haciéndoles trabajar aún más duro para enredar y ocultar los flujos de transacciones de fondos robados con mucha más precisión."

Otros resultados apuntan a una tendencia creciente de los piratas informáticos a dejar de mover fondos a los intercambios centralizados que requieren verificación, y a enviar el dinero a los que no tienen esos controles. Las cantidades de fondos robados retirados a través de bolsas con requisitos de verificación han descendido del 53% a solo el 8%.

Los ciberdelincuentes también utilizan con más frecuencia los servicios de mezcla. En 2015 los mezcladores recibieron el 5% de los fondos robados. El año pasado, sin embargo, este valor se disparó hasta el 27%.