Elon Musk, CEO de Tesla, ha dicho hoy que apoyaría el hecho de que los principales poseedores de Dogecoin vendieran una gran parte de sus reservas de DOGE para facilitar la distribución de la altcoin, según un tweet de esta mañana.

Independientemente de si se trata de una broma o no, el problema de concentración de riqueza de Dogecoin es real. Los informes sugieren que una sola entidad posee más del 27% de la capitalización de mercado de la altcoin, valorada en más de 7.000 millones de dólares al cierre de esta edición. Eso sitúa las posesiones de la entidad en más de 1.800 millones de dólares, o aproximadamente el PIB de una nación insular de tamaño medio a día de hoy.

Además, las veinte principales direcciones de DOGE poseen más del 50% de la oferta circulante actual de la altcoin (más de 3.500 millones de dólares). Aunque es probable que se trate de exchanges de criptomonedas que tienen Dogecoin como reserva en sus carteras frías, hasta ahora no han sido reconocidas por ningún exchange.

Musk insiste en que esto debe cambiar de una vez por todas. "Si los principales poseedores de Dogecoin venden la mayor parte de sus monedas, recibirá todo mi apoyo. El exceso de concentración es el único problema real en mi opinión", ha tuiteado esta mañana.

La defensa de Musk del token también puede no continuar para siempre, según sugirió hoy al responder a un tuit relevante. Una cuenta de Twitter dijo que si las "ballenas" (un término para los grandes tenedores de Dogecoin) no vendían sus tokens y seguían hodleando, Dogecoin podría perder el respaldo de Musk. El excéntrico multimillonario respondió: "Sip".

La concentración de Dogecoin significa un problema para los fundamentos a largo plazo de DOGE (como con cualquier otra altcoin). La falta de oferta significa que los precios pueden subir de forma artificial y desproporcionada en beneficio de los pocos grandes monederos. Y cuando esas carteras finalmente decidan vender, el precio de DOGE se desplomará inevitablemente.

En las últimas semanas, celebridades, raperos, estrellas del entretenimiento para adultos y, en particular, el propio Musk (como el autodenominado "CEO de Dogecoin") han tuiteado sobre la moneda de broma a sus millones de seguidores, y esta cobertura ha hecho que DOGE pase de menos de 0,004 dólares a más de 0,07 dólares sólo en los últimos dos meses.

Pero, ¿podrán las ballenas salvar la llamada "criptomoneda del pueblo" vendiendo sus posesiones? Musk parece creer que sí.