Un usuario de Ethereum ha convertido un objeto de colección de arte digital de Hashmasks de 130 a 130.000 dólares, en sólo tres días, obteniendo un beneficio récord del 100.000%.

Hashmasks es una colección de arte digital de más de 16.000 retratos digitales únicos tokenizados en Ethereum y creados por más de 70 artistas de todo el mundo. Al poseer las obras de arte de Hashmasks, los usuarios acumulan diariamente NCT, la moneda Name Changing Token que es nativa de Hashmasks.

La obra de arte digital en Ethereum fue la primera de una colección de 16.000 Hashmasks (que se siguen vendiendo) y se compró por 0,1 ETH, apenas 130 dólares, el 28 de enero. Fue en el primer tramo de ventas, en el que cada tramo aumenta de precio, como se ve en la imagen de abajo.

Cómo se distribuyeron las ventas de Hashmasks. Imagen: Hashmasks.
Cómo se distribuyeron las ventas de Hashmasks. Imagen: Hashmasks.

Unos días más tarde, el producto fue listado por un artista sin nombre con el seudónimo "874C44" por nada menos que 125 ETH, o 166.000 dólares. Esa valoración resultó ser demasiado cara, pero cuando el vendedor rebajó unos 30 ETH del precio pedido, encontró a su comprador. Hace unas 14 horas, Hashmasks 1 se vendió a "Westcoastbill" por un total de 97 Ethereum (130.000 dólares en ese momento).

Westcoastbill parece ser un aficionado a Hashmasks, ya que ha comprado unas 30 piezas distintas de Hashmasks sólo en las últimas 24 horas.

La semana pasada, Westcoastbill también compró algunas obras de arte de gran actualidad, incluida esta pieza titulada "El día en que Internet jodió a Wall Street". Compró esa obra a un vendedor llamado AlottaMone hace cuatro días.

Arte Digital en OpenSea. Imagen: AlottaMone
Arte Digital en OpenSea. Imagen: AlottaMone

¿Qué diferencia a Hashmasks de otros servicios de NFTs de Ethereum?

Aparte de la escasez de la propia obra de arte digital, las piezas de Hashmasks también permiten a los usuarios nombrar su obra. Esto se hace a través del Token nativo de Hashmasks, haciendo que la obra de arte sea visible e identificable públicamente en la blockchain de Ethereum.

Además de la rareza de la obra de arte en sí, los nombres de las propias obras de arte de Hashmasks también son relevantes. "Por encima de todo, el control del más raro de todos los rasgos -el nombre- se da en toda su extensión al consumidor", dice el sitio web.

La estrategia promete cambiar la forma de entender los tokens no fungibles. La propia escasez de la obra de arte puede dejar de ser la única razón por la que estas piezas tienen valor. Ahora, los consumidores también pueden desempeñar un papel a la hora de dar valor a las obras de arte digitales, otorgando a estas obras raras nombres propios.

Y si un beneficio del 100.000% es algo que hay que tener en cuenta, parece que ya está ocurriendo.