El animador y productor Justin Roiland, conocido por crear la serie Rick y Morty,  pronto lanzará una línea de arte de tokens no fungibles (NFT) en la blockchain, informó la plataforma de arte digital Nifty Gateway en un tweet esta mañana.

"Estamos encantados de dar la bienvenida a Justin Roiland a Nifty Gateway para su primer lanzamiento de arte criptográfico. La colección completa cuenta con varias obras de arte originales de Justin y saldrá al aire el próximo martes 19 de enero", dijo la plataforma.

Este movimiento marcó la primera incursión del creador de Rick y Morty en el floreciente mercado del arte NFT, que ganó prominencia el año pasado con un público especializado que está dispuesto a gastar grandes cantidades por piezas de arte digital en la blockchain.

"2020 fue un gran año para las NFT, sobre todo para la categoría de Arte Criptográfico que parece haber encontrado su lugar en el mercado muy rápidamente con más de 20 millones de dólares de obras de arte vendidas. Esto es quizás atribuible a las claras propuestas de valor tanto para los coleccionistas como para los creadores, mientras que las limitaciones de escalabilidad podrían ser menos preocupantes ya que el arte no se mueve tanto en la cadena", dijo a Decrypt Piers Kicks, jefe de juegos de Delphi Digital.

"Todas las miradas están puestas en la próxima entrega de Justin Roiland, ya que el 2021 comienza con una explosión", añadió.
Nifty Gateway, propiedad de la plataforma de intercambio de criptomonedas Gemini, es uno de los mayores protagonistas en el nicho de arte tokenizado. Varios millones de dólares en arte NFT han desbordado las arcas de Nifty Gateway sólo en 2021, con una obra de arte que se vendió por más de 373.000 dólares la semana pasada.

Como tal, las NFT no están limitadas al arte. Son contratos inteligentes que contienen información identificable sobre un producto, servicio, activos de un juego, gatitos de dibujos animados, o cualquier cosa que puedan verificar. Esto significa que quien posee la clave privada de una NFT es el propietario legítimo de la misma, lo que elimina la posibilidad de fraude o robo creativo.

El crecimiento del sector ha permitido a los artistas de todos los ámbitos beneficiarse de sus creaciones independientemente de su origen. Pero también ha abierto las puertas a un mundo de lo extraño, con algunos creadores que incluso han logrado vender sus selfies tokenizados. ¿Por qué no?