La fintech canadiense Mogo -que cotiza en el TSX y NASDAQ- ha anunciado sus planes de hacer una inversión corporativa inicial de hasta 1,5 millones de dólares en Bitcoin, según una nota de prensa publicada hoy.

"Esta inversión financiera inicial se basa en las importantes inversiones relacionadas con el desarrollo de productos de Mogo en Bitcoin durante los últimos años", dijo Greg Feller, presidente y CFO de Mogo.

La compañía planea "asignar inicialmente una modesta porción de nuestro capital a inversiones en Bitcoin y considerará inversiones adicionales en Bitcoin a medida que monetizamos parte de nuestra cartera existente de 17 millones de dólares que esperamos empezar a hacer en 2021", añadió.

Esta compra inicial representaría aproximadamente el 1,5% de los activos totales de Mogo a finales del tercer trimestre de 2020, señaló Mogo.

Fundada en 2003, la empresa canadiense ofrece a sus clientes préstamos personales, protección contra el fraude de identidad, hipotecas, una tarjeta Visa prepago y otros servicios. En 2018, lanzó MogoCrypto como "la forma más fácil de comprar y vender Bitcoin en Canadá", según la empresa.

"Creemos firmemente en Bitcoin como una clase de activo y creemos que esta inversión es consistente con nuestro objetivo de hacer que la inversión en Bitcoin esté disponible para todos los canadienses. Además, creemos que Bitcoin representa una inversión atractiva para nuestros accionistas con un potencial significativo a largo plazo, ya que su adopción continúa creciendo a nivel global", añadió Feller.

Como Decrypt informó ayer SkyBridge Capital, un fondo de cobertura con sede en Nueva York fundado por el ex director de comunicaciones de la Casa Blanca Anthony Scaramucci, ha invertido 25 millones de dólares en Bitcoin.

"Tienes que aceptar que Bitcoin es un almacén de valor o no. Después de hacer la investigación, creemos que lo es. Y dada la oferta monetaria y la coordinación global de los bancos centrales en este momento, esta será una clase de activo muy fuerte durante la próxima década", explicó Scaramucci, destacando la reciente afluencia de inversores institucionales en la criptosfera.