Parece que las crisis económicas son el combustible que alimenta los motores de Bitcoin aunque no tanto los del oro.

Aunque 2020 fue un año catastrófico para la economía mundial, BTC ha conseguido recuperar casi todo el valor que perdió en 2018 tras una prolongada corrección bajista. Esta tendencia se ha intensificado en los últimos días, ya que los mercados siguen siendo optimistas tras la derrota de Trump y la proximidad del lanzamiento de la vacuna contra el COVID-19.

Bitcoin ha estado superando las inversiones tradicionales, incluyendo el oro, considerado el almacén de valor por excelencia en el mundo de las finanzas internacionales.

El oro está bajando a la tierra

Los acontecimientos de las últimas semanas han hecho que el oro sea menos atractivo, ya que los inversores empiezan a comprar acciones de empresas que pueden recuperarse pronto de la recesión económica mundial, como las empresas farmacéuticas o de logística.

Y los gráficos lo demuestran. El oro se ha estado corrigiendo a la baja desde agosto, manteniendo un fuerte apoyo cerca de 1.835 dólares. Los picos cada vez más bajos son una señal de advertencia para los hodlers. El metal dejó de ser sobrecomprado y se está moviendo hacia una relación más equilibrada entre compradores y vendedores.

El precio del oro desde junio de 2020. Fuente: TradingView

Pero esta semana comenzó fea para el metal precioso con una caída de casi 45 dólares entre su máximo diario y su precio actual. Los operadores a corto plazo deben tener cuidado con un posible brote bajista, ya que su precio actual de 1.838 dólares la onza está peligrosamente cerca del soporte.

Adiós Oro! Bitcoin quiere volver a la luna

Los comerciantes de Bitcoin parecen haber tenido suficiente con la caída de 2018 y quieren revivir las glorias pasadas del 2017

La principal criptodivisa del mundo por capitalización de mercado ha estado en una tendencia alcista estable desde la caída del mercado inducida por el coronavirus en marzo de 2020. Sin embargo, después de un septiembre bajista, las noticias de los principales inversores institucionales catapultaron a Bitcoin a nuevos máximos.

En particular, tres acontecimientos parecen haber sido cruciales para que Bitcoin pasara de simplemente subir de manera estable a catapultarse a la luna: La compra por parte de Square de 50 millones de dólares en BTC, la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales y el apoyo de PayPal a las operaciones con criptomonedas.

En el momento de estos tres eventos, el canal alcista se hizo mucho más pronunciado, casi como en 2017, lo que hizo que Bitcoin pasara a estar sobrecomprado. Literalmente. Un informe reciente reveló que PayPal y Square estaban causando una especie de escasez en los mercados al comprar más del 100% de todo el Bitcoin recién minado.

El precio de Bitcoin este año. Fuente: TradingView

Si Bitcoin permanece en este nuevo canal, podría alcanzar un nuevo récord histórico antes de que termine el año 2020. Y a medida que la inversión institucional aumenta, muchos ven esto como un factor crítico para diferenciar el 2017 del 2020. Bitcoin ya no es una novedad creada por un grupo de geeks. En su lugar, ahora se ve como un activo legítimo que se abre camino en el mercado financiero.