Tips

  • Chainalysis esta semana publicó su Informe de Geografía de las Criptomonedas 2020.
  • El informe muestra que Turquía representa un gran porcentaje del uso de criptomonedas en el Medio Oriente, en parte debido a la debilidad de la moneda nacional.
  • El Medio Oriente sigue siendo el segundo mercado de criptomonedas más pequeño del mundo.

Turquía es el rey indiscutible de las criptomonedas en el Oriente Medio, con tasas de adopción de activos digitales significativamente más altas que las de los países vecinos, según ha revelado un nuevo informe de la empresa forense Chainalysis.

Turquía está en el puesto 29 de los 154 países en el Índice de Adopción Global de Criptomonedas de Chainalysis y es el número uno en Oriente Medio, según el Informe de Geografía de las Criptomonedas en 2020 de la firma, publicado esta semana.

El país ha sido durante mucho tiempo un refugio para la adopción de criptomonedas, y la incertidumbre económica en Turquía juega un papel importante en el aumento de la popularidad, dijo Chainalysis. "La lira [turca] ha sido extremadamente volátil en los últimos años, lo que ha llevado a algunos a transferir parte de sus ahorros a criptomonedas", señala el informe.

En la actualidad no hay reglamentos para criptomonedas en Turquía, pero la Junta de Mercados de Capitales (CMB) del país está elaborando un marco legal.

El análisis en cadena mostró que la mayoría de las transacciones del Oriente Medio en las principales bolsas Binance, Huobi y Bitfinex provienen de usuarios turcos.

En la bolsa BTCTurk, con sede en Turquía, el comercio más común es la lira por Bitcoin, según el informe, señalando que "es probable que la mayoría de los usuarios utilicen BTCTurk para comprar criptomonedas antes de enviarlas a otras plataformas más grandes como Binance, que ofrecen más liquidez y pares comerciales".

El informe también mostraba que la adopción preexistente de plataformas de pago y de tecnología de finanzas móviles era mayor en Turquía que en otras partes de la región y que un marco normativo entrante probablemente conduciría a una mayor adopción de criptomonedas.

Incluso antes de que el Covid-19 golpeara duramente a la economía de Turquía, el país tenía dificultades: la economía entró en recesión a finales de 2018. La deuda externa y el desempleo han sido elevados durante mucho tiempo.

La lira también es muy débil. Este año ha alcanzado mínimos históricos, una caída del 20%, convirtiéndola en la tercera moneda más débil del mundo en 2020, según Reuters.

En otras partes del Medio Oriente, Chainalysis señaló que otros países están a la cabeza en términos de regulación, aceptación del gobierno y promoción, a pesar de tener niveles de adopción más bajos. Sin embargo, el Oriente Medio sigue siendo el segundo mercado de criptomonedas más pequeño del mundo, según el informe, después de África.