Tips

  • Un gerente de un grupo ruso vinculado a la manipulación de las elecciones ha sido acusado de conspiración de fraude electrónico.
  • Las autoridades de EE.UU. alegan que abrió cuentas en plataformas de intercambios de criptomonedas usando identidades fraudulentas.
  • Una empresa de análisis de cadenas de bloques siguió el dinero.

Las autoridades federales de los Estados Unidos han emitido una orden de arresto contra un ciudadano ruso que alegan conspiró para interferir en las elecciones de los Estados Unidos y robó las identidades de ciudadanos estadounidenses para abrir cuentas fraudulentas en varias plataformas de intercambio de criptomonedas, a través de los cuales él, junto con sus cómplices, canalizó casi un millón de dólares.

La demanda, presentada ayer en el tribunal del Distrito Este de Virginia, alega que Artem Lifshits, de 27 años, de San Petersburgo, Rusia, es el director del "Proyecto Lakhta", una operación orientada a entrometerse en las elecciones de los EE.UU. y a generar desconfianza en el sistema político de las naciones.

"Según la denuncia, el sujeto se involucró en una conspiración de fraude electrónico para fomentar los esfuerzos de influencia extranjera de Rusia y para enriquecerse a sí mismo y a otros", dijo Alan E. Kohler, Jr. Director Adjunto de la División de Contrainteligencia del FBI, en una declaración publicada ayer por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Lifshits, junto con los ciudadanos rusos Anton Andreyev, Darya Aslanov, así como Andrii Derkach, miembro del parlamento de Ucrania y presunto espía ruso, han recibido sanciones.

El dinero, en gran parte criptomonedas, se utilizó para "promover las operaciones de influencia del Proyecto Lakhta y para el enriquecimiento personal", según el comunicado de prensa del Departamento de Justicia. Es probable que utilizaran criptomonedas debido a sus características de privacidad y porque están mucho menos reguladas que las finanzas tradicionales. Robaron las identidades de los ciudadanos estadounidenses para acceder a los principales exchanges que hoy en día tienen controles de identidad.

Elliptic, una empresa analítica de blockchain, rastreó las criptomonedas utilizadas para financiar la operación. Analizando las direcciones que aparecen en el sitio web del Tesoro de los EE.UU., encontraron que casi un millón de dólares pasaron por ellas entre mayo de 2017 y enero de 2017.

Elliptic, la firma que rastreó los fondos usados por los presuntos espías. Imagen: Elliptic

Las transacciones terminaron "poco después de las elecciones de mitad de período de noviembre de 2018", dijo el Dr. Tom Robinson, cofundador y científico jefe de Elliptic, en una entrada de blog.

Los investigadores de Elliptic descubrieron que, de las 23 direcciones de criptomonedas enumeradas por la OFAC, 624.118 dólares (el 64%) de los fondos estaban guardados en Bitcoin; 260.354 dólares (el 26,8%) en Ether; 80.281 dólares (el 8,3%) en la moneda de la privacidad, Zcash; y 2.464 dólares (el 0,3%) en Bitcoin SV.

El dinero rebotó en varios intercambios diferentes, entre ellos Gemini, Bitfinex, Poloniex y Binance.

Elliptic dijo que los conspiradores podrían estar haciendo algo llamado "saltos en cadena", por el cual los criminales mueven fondos entre muchos intercambios. Esto dificulta el rastreo de fondos, pero más importante aún, hace que sea una pesadilla para las autoridades pedir a las plataformas que congelen los fondos.

Elliptic escribió que "De hecho, una o más cuentas en una sola bolsa bien conocida recibieron más del 96% del millón de dólares en criptomonedas involucradas", pero que "no revelaría las plataformas involucradas por razones de confidencialidad".