Brasil puede estar abriendo un nuevo capítulo en su relación con las criptomonedas y las otros tipos de moneda digital.

Según el presidente del Banco Central de Brasil, Roberto Campos Neto, el país podría tener las condiciones necesarias para implementar una moneda digital del banco central (CBDC) en algún momento durante 2022.

Brasil ha comenzado recientemente a estudiar formalmente la posibilidad de implementar una moneda digital de banco central, o CBDC. El 20 de agosto, el Banco Central instaló un equipo de estudio para evaluar la idea.

Sin embargo, el país ha estado trabajando durante bastante tiempo en la actualización de su infraestructura bancaria, desarrollando una tecnología capaz de procesar pagos interbancarios sin límite de tiempo, de forma prácticamente gratuita e instantánea.

Este nuevo sistema, PIX, que debería estar listo para su implementación en noviembre, podría representar un importante competidor para las tecnologías de libros distribuidos, como el ODL de Ripple, que buscan establecerse en Brasil permitiendo transacciones rápidas y baratas.

Teóricamente, al menos, PIX podría dar paso a una evolución digital del dinero de Brasil aún sin una moneda digital. En declaraciones recopiladas por el periódico brasileño Correio Braziliense, Campos Neto declaró:

"Para tener una moneda digital, se necesita un sistema de pago instantáneo que sea eficiente e interoperable; un sistema abierto, donde se pueda crear competencia; y una moneda que tenga credibilidad, sea convertible e internacional. Este sistema de pago podría ser el renombrado PIX que está a punto de ser lanzado. "

Continuó: "Después de eso, creo que tienes todos los ingredientes para una moneda digital. Creemos que la tendremos para el 2022".

La nueva moneda digital de banco central de Brasil podría considerarse un complemento del PIX. El Banco Central no ha dejado claro si las palabras de Campos Neto son hipotéticas o si se basan en un escenario que está siendo considerado por las autoridades financieras.

Sin embargo, las expectativas para el PIX -y la subsiguiente revolución económica que podría permitir- son ahora más altas que nunca.