Tips

  • ShapeShift ha presentado hoy una demanda civil contra un antiguo ingeniero de software de la empresa.
  • Dice que el ex empleado desvió unos 90 Bitcoin de fondos de la compañía a una cuenta externa.
  • Según la demanda, el dinero fue devuelto, pero ShapeShift busca la restitución de los gastos relacionados con el supuesto robo.

La empresa de criptomonedas ShapeShift ha presentado hoy una demanda civil en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos contra Azamat Mukhiddinov, a quien contrató como ingeniero de software Senior en agosto de 2018.

La compañía acusa a Mukhiddinov de acceder a la infraestructura informática de ShapeShift para instalar un programa que enviaba Bitcoin desde la cuenta corporativa de la empresa hasta una cartera externa.

Entre noviembre de 2019 y mayo de 2020, Mukhiddinov supuestamente logró desviar aproximadamente 90 bitcoin de la cuenta corporativa de ShapeShift a la suya propia.

"Dicho simplemente, alguien ha robado, mediante transferencias electrónica, 900.000 dólares en Bitcoins de ShapeShift", dice la denuncia presentada ayer. En mayo, ShapeShift usó "una tremenda cantidad de sus recursos internos y externos" para descubrir al culpable.

Concluyó que Mukhiddinov era el culpable. (Decrypt se ha puesto en contacto con Mukhiddinov y el CEO de ShapeShift, Erik Voorhees, sobre la demanda y actualizará este artículo en consecuencia, si nos llega la respuesta).

El 25 de mayo, ShapeShift dice que se enfrentó a Mukhiddinov y que admitió el robo, pero le dijo a ShapeShift que había gastado parte del Bitcoin robado y convertido parte del dinero en dólares americanos.

"En consecuencia, Azamat no pudo devolver todos los aproximadamente 900.000 dólares en forma de bitcoin; alguna cantidad tendría que ser devuelta en efectivo o en forma de otras criptomonedas", dice la queja.

Según la queja, sólo unas horas después de que lo enfrentaran, Mukhiddinov entregó una bolsa de lona con 31.900 dólares americanos y luego envió 60 Bitcoin a ShapeShift. El resto vino a cuentagotas. "Finalmente, Azamat devolvió, de una forma u otra, todos los 900.000 dólares que había robado en Bitcoin", dijo ShapeShift.

Pero ShapeShift quiere que se le restituyan los costes de su localización. El presunto robo significó que los empleados de la plataforma tuvieron que quedarse hasta tarde en la oficina para reescribir el código, asegurar el software de ShapeShift y "en general, llevar a cabo una reparación completa de las redes informáticas, el software y la infraestructura de la empresa", afirmó ShapeShift.

Esto también desvió a los empleados "de otras tareas, obligaciones y proyectos rentables, y tuvo que desconectar temporalmente su red informática y los servicios basados en Internet, lo que afectó a la capacidad de la empresa para dirigir su negocio y generar ingresos", dijo ShapeShift. También provocó que la empresaretrasara su aplicación móvil insignia durante dos meses.

"En total, los costos y gastos de ShapeShift relacionados con la investigación del robo de Azamat y la reparación de sus efectos ascendieron a decenas de miles de dólares, si no más", dijo. Ahora quieren que Mukhiddinov cubra dichas pérdidas.