Lo que todo Bitcoiner advierte en contra ocurrió hoy: El presidente de la Reserva Federal Jerome Powell dijo que la autoridad monetaria de EE.UU. dejará que la inflación se dispare por encima de su objetivo del 2% para privilegiar el mercado laboral.

El argumento obvio de decir que "esto es bueno para Bitcoin" es un meme cansado, pero ahora mismo parece ser especialmente apropiado. Y por supuesto, Bitcoin saltó un 2% después del discurso de Powell a 11.550 dólares. Los mercados tradicionales también reaccionaron, con el S&P 500 alcanzando nuevos máximos, mientras que los rendimientos de los bonos estadounidenses de mayor vencimiento subieron.

Pero mientras los mercados siguen recuperándose por el inesperado cambio de política, Bitcoin perdió rápidamente la mayor parte de sus ganancias, una señal de que la noticia ya estaba incorporada en el precio. El hecho de que la Reserva Federal pueda y haga que la impresora de dinero vaya brrrr aún más rápido no sorprendió y sólo mereció una reacción instintiva.

Precios de Bitcoin tras la noticia. Fuente: Coingecko

Esto es bueno para Bitcoin

Aún así, las declaraciones de Powell apuntan a una tendencia que debería apoyar la valuación de las criptomonedas a largo plazo.

Una inflación más rápida significa que hay más dinero en la economía para comprar la misma cantidad de bienes, aumentando los precios al consumidor y erosionando el valor de la moneda. Cuando el aumento de los precios en los EE.UU. supera el 2%, la Reserva Federal sube las tasas para incentivar al mercado a guardar parte del dinero en ahorros. Pero ahora Powell y otros 11 políticos decidieron a puerta cerrada que el banco central más poderoso del mundo cambiará su política; no actuará cuando esto ocurra y sólo dejará que la inflación suba.

Esto es lo preocupante de la declaración:

  • Es un recordatorio de que un pequeño grupo de personas tiene poder absoluto sobre la dirección de la moneda fiat, en este caso, la moneda de reserva mundial.
  • La Reserva Federal tiene el doble mandato de proteger el mercado laboral y mantener a raya los precios al consumidor. El problema es que esos dos objetivos son a menudo opuestos y en un mundo que se inclina cada vez más hacia el populismo, los bancos centrales elegirán privilegiar el mercado de trabajo por encima de mantener los objetivos de inflación. Esto significa que la moneda pierde.

La declaración es buena para Bitcoin porque puede incitar a la gente a retener sus criptomoendas después de darse cuenta de lo siguiente:

  • Bitcoin tiene un programa de emisión predecible y un límite de las monedas que se emitirán, fijado en 21 millones.
  • La política monetaria sigue las reglas codificadas en el protocolo de Bitcoin, y no puede ser cambiada por un pequeño grupo de personas que toman las decisiones a puerta cerrada. Cualquier cambio se hace por amplio consenso.
  • El precio de Bitcoin será volátil debido a las fuerzas del libre mercado, pero no se devaluará porque una entidad centralizada haya decidido que más monedas empezarán a inundar el mercado.

Las finanzas descentralizadas se refieren a una infraestructura alternativa para el dinero, que se basa en redes globales, distribuidas, transparentes y abiertas. Ethereum es la capa para muchas de las aplicaciones financieras más complejas, pero no olvidemos el papel de Bitcoin en este espacio: es el dinero duro del mundo cripto. El oro digital de DeFi. Una alternativa a los sistemas financieros que a menudo son imprudentes, populistas e impredecibles, a veces corruptos, y siempre centralizados y opacos.

[Esta historia fue escrita y editada por nuestros amigos en The Defiant, y también apareció en su correo electrónico diario. La plataforma de contenidos se centra en las finanzas descentralizadas y la economía abierta y está compartiendo historias que creemos que interesarán a nuestros lectores. Pueden suscribirse a ella aquí.]