Los comerciantes de criptomonedas despertaron hoy en verdes pastos gracias al excelente rendimiento del precio Bitcoin, que rompió la resistencia de 12.000 dólares por moneda y arrastró al resto del mercado consigo, y aunque últimamente ha habido un considerable zumbido en torno a los proyectos DeFi y Ethereum, parece que esta podría ser la semana de XRP para brillar. Después de un salto de casi el 8% en las últimas 24 horas, el XRP de Ripple está ahora cotizando alrededor de 0,32 dólares por moneda.

Eso está cerca de su máximo anual para el 2020. El XRP alcanzó un precio de 0,336 dólares en febrero, antes de la caída del mercado en marzo.

Los aspectos técnicos del precio de XRP

Después de una caída significativa el martes pasado que hundió el XRP a 0,26 dólares, el token de Ripple ha logrado recuperarse, mostrando un crecimiento diario relativamente rápido, para el deleite de los swing traders.

Basándose en el rendimiento de la ficha a lo largo del año, el XRP ha roto ahora el último nivel de resistencia restante antes de probar su máximo anual.

Precio de XRP en 2020. Imagen: Tradingview

Si la vela de mañana no se corrige a una marca más baja, los hodlers XRP podrían tener una buena razón para frotarse las manos en anticipación. Sin embargo, basado en el índice de fuerza relativa  (RSI) del token, el XRP está actualmente sobrecomprado. Pero el "efecto Bitcoin" puede ser suficiente para llevar algo de optimismo al otrora famoso Ejército XRP.

Los fundamentos de XRP y el sentimiento del mercado

Además de Bitcoin, Ripple (la compañía) ha estado haciendo algunas olas por su cuenta. Y aunque a menudo hay una diferencia entre lo que hace Ripple y cómo se comporta XRP, algunos ven una relación directa entre ambos.

El Financial Times informó la semana pasada de que Ripple estaba "reseteando" su negocio, con el objetivo de convertirse en el "Amazon de los pagos", lo que provocó una gran controversia dentro de la comunidad cripto.

El optimismo del CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, tenía dos interpretaciones, una de ellas era que Ripple buscaba reinventarse a sí mismo ante la falta de resultados positivos. La baja adopción de su tecnología combinada con la caída del precio del XRP podría estar influyendo en un cambio de estrategia y en la búsqueda de nuevos casos de uso.

Sin embargo, después del artículo, Garlinghouse expuso su caso: Ripple, dijo, no estaba cambiando su filosofía. El CEO compartió algunos datos a través de Twitter que indicaban el crecimiento de la firma, y el éxito en la propuesta de soluciones basadas en blockchain para el mundo de los pagos tradicionales.

El producto ODL (Liquidez bajo demanda) de Ripple, por ejemplo, ha crecido a más de 2.000 millones de dólares en transacciones desde su lanzamiento.

¿Podría haber inspirado un sentimiento alcista entre los fieles de XRP, a pesar de las difultades que han experimentado durante el 2020 (y 2019) ? Estamos a punto de averiguarlo.

Disclaimer

Los puntos de vista y opiniones expresados por el autor son sólo para fines informativos y no constituyen asesoramiento financiero, de inversión o de otro tipo.