Ethereum está en llamas.

Después de romper la resistencia de 240 dólares que lo mantenía operando horizontalmente desde junio, la altcoin más importante del ecosistema cripto cambió el curso de operación dejando a un lado los meses "aburridos".

ETH se disparó tras una repentina subida del precio de Bitcoin el miércoles por la noche. Y no ha parado desde entonces. Cuando Bitcoin superó los 9.300 dólares, el resto del mercado de criptomonedas le siguió. La capitalización total del mercado para todas las criptomonedas creció aproximadamente 7.000 millones de dólares en 24 horas.

Ahora, la banda del récord anual es la nueva barrera a superar. ETH alcanzó por última vez los 285 dólares por ficha a mediados de febrero. Si Ethereum logra mantenerse por encima de los 285 dólares después de la corrección, pronto podríamos ver el ETH en el rango de 300-315 dólares de nuevo.

Retrocesos de Fibonacci para ETH. Image: Tradingview

Pero hay más detrás del crecimiento de Ethereum en los últimos tiempos que lo que los traders ven en los gráficos. Sus fundamentos están en buena forma, considerando el crecimiento exponencial de los protocolos de DeFi diseñados para préstamos, créditos y comercio entre pares. En el mundo cripto, 2020 ha sido en gran medida el "año de las DeFi".

Asimismo, las stablecoins también han aumentado en popularidad y volumen. Tether, o USDT, superó a XRP a principios de este año para entrar en los tres primeros puestos de las criptodivisas por capitalización de mercado. De hecho, Ethereum mueve ahora más valor diario que Bitcoin precisamente porque se ha convertido en la blockchain elegida para el intercambio de stablecoins.

Pero no todo es color de rosas en el mundo de Ethereum. La creciente popularidad y uso de los protocolos de DeFi y sus tokens asociados es tanto una bendición como una maldición. La red Ethereum hoy está peligrosamente cerca de alcanzar sus límites técnicos, ya que las DeFi y el Tether son esencialmente responsables de tantas transacciones como la red puede manejar en este momento.

¿Se derrumbará bajo el peso de su propio éxito, o llegará el Ethereum 2.0 a tiempo?

Hagan sus apuestas.

Disclaimer

Los puntos de vista y opiniones expresados por el autor son sólo para fines informativos y no constituyen asesoramiento financiero, de inversión o de otro tipo.