Parece que nadie reclamó los $2 millones en Ethereum producto de la transacción "errónea".

Después de esperar cuatro días, la empresa austriaca de innovación en blockchain Bitfly distribuirá las ganancias de una transacción de ETH enviada con una comisión de más de 2,4 millones de dólares.

La transacción se realizó la semana pasada gastando un total de más de 5,2 millones de dólares en comisiones, lo que aumenta la especulación de un importante error no detectado en un contrato inteligente raramente utilizado, o algún chantaje financiero llevado a cabo por los hackers.

La transacción congelada fue validada inicialmente por el pool de minería de Ethereum, Ethermine, un consorcio minero gestionado por Bitfly. Es posible que el bloqueo benigno haya hecho enojar a algunos contribuyentes del consorcio -Bitfly se cuidó de aclarar que la acción ejecutiva era única y siempre distribuirá la recompensa completa del bloque como se indica en su política de pagos en el futuro.

Las discusiones que siguieron a la primera transacción de alta comisión del 10 de julio por valor de casi 2,6 millones de dólares se centraron en los posibles fallos de una transacción que se desencadenó automáticamente. Sin embargo, una segunda transacción en la blockchain de Ethereum, enviada al día siguiente por la misma dirección, obligó a los observadores a considerar otras posibilidades. La transacción del 10 de julio fue minada por SparkPool, que también tiene una investigación en curso.

Después de la segunda transacción de alto costo, la firma de análisis de blockchain con sede en China, PeckShield, publicó un informe indicando que las misteriosas transacciones de Ethereum podrían ser el resultado de hackers parcialmente infructuosos. La investigación afirma que un intercambio de criptomonedas no revelado comprometió sus credenciales en un ataque de phishing.

Incapaces de drenar los fondos a su propia dirección debido a las protecciones de las carteras multisigma, la información permitió sin embargo a los intrusos realizar transacciones a una pequeña lista de direcciones blancas. Desde allí, los piratas informáticos difundieron las transacciones de Ethereum en cuestión en un esfuerzo por asegurar un rescate de la exchange ante la amenaza de nuevos envíos inútiles.

Con la liberación de las comisiones de la pool de Ethereum, Ethermine, parece que el misterio no tendrá una resolución rápida. Bitfly señaló que, si bien varios individuos se presentaron para reclamar las comiones, ninguno pudo firmar transacciones desde la cuenta de envío para demostrar su control de las claves privadas.

Puede que sólo obtengamos una respuesta después de una investigación exitosa de Sparkpool, o si la pobre alma que controla la cuenta decide presentarse y contar su historia.