Tips

  • Un hacker robó miles de correos electrónicos y contraseñas de una base de datos de la deep web.
  • El servicio de hosting mas importante de la deep web fue forzado a cerrar después del hack, pidiendo a cerca del 30% de los sitios web oscuros que migraran a otro hosting.
  • El hacker ahora ha filtrado los datos en línea.

Un hacker que robó miles de correos electrónicos y contraseñas de un proveedor de hosting de la deep web, llevándolo fuera de línea, ha comenzado a liberar los datos.

En marzo, un hacker, bajo el apodo de "KingNull", se infiltró en la base de datos de Daniel's Hosting, uno de los mayores proveedores de alojamiento de la deep web, una parte oculta de la Internet. KingNull se apropió de 3.671 e-mails y 7.205 contraseñas, limpiando los servidores después. Después del ataque, Daniel's Hosting se vio obligado a cerrar. Los servidores alojaron alrededor de 7.600 sitios web, aproximadamente un tercio de todos los sitios de la deep web.

Este domingo, el hacker KingNull volcó una copia de los datos robados de la deep web en un sitio web de intercambio de archivos.

"La base de datos filtrada contiene información sensible sobre los propietarios y usuarios de varios miles de dominios oscuros", dijo la empresa de seguridad cibernética Under the Breach a ZDNet. "Esta información podría ayudar sustancialmente a las fuerzas del orden a rastrear a los individuos que dirigen o participan en actividades ilegales en estos sitios Darknet".

No todo el que usa la deep web es un hacker o delincuente con algún fin nefasto en mente. A lo largo de los años, junto con sitios web de asesinos a sueldo y vendedores de comercio electrónico que venden drogas y armas, la deep web también sirve como un asilo para los disidentes políticos. De hecho, hay una letanía de razones legítimas para usar la deep web, incluyendo actividades tan inocuas como el acceso a Facebook o al correo electrónico en países donde estos están prohibidos.

Incluso la BBC tiene su propio sitio web en la deep web, reflejando su principal sitio de noticias. Esto es así para que puedan acceder a él aquellos en países donde las noticias son censuradas.

Pero aunque no todos los vendedores son nefastos, algunos son oportunistas. Los vendedores de la deep web han estado aprovechando el coronavirus para vender máscaras faciales, pruebas de diagnóstico e incluso cloroquina, según un estudio de la compañía de análisis de cadenas de bloques Elliptic. ¿Y su pago de elección? Eso sería Bitcoin, por supuesto.

Desafortunadamente, especialmente para aquellos que intentan evadir un régimen tiránico, este pirateo representa una tremenda amenaza.

Si alguna vez hubo un argumento para la descentralización, este es uno.