Tips

  • Criptolago ha desplegado pagos de criptomonedas para sus usuarios a través de mensajes de texto SMS.
  • Junto con Dash Text y otros servicios, los venezolanos ahora pueden hacer transacciones, incluso cuando la conexión a Internet falla.
  • Criptolago espera avanzar en la adopción de criptomonedas en toda Venezuela con su nuevo servicio.

El mal servicio de Internet ya no será un obstáculo para que los venezolanos paguen con criptomonedas. La plataforma venezolana de intercambio de criptomonedas, Criptolago, anunció a principios de esta semana el lanzamiento de un servicio que procesa las transacciones criptográficas a través de un mensaje de texto, sin necesidad de conexión a Internet.

Según la exchange, la iniciativa fue lanzada en respuesta a un llamado del presidente Nicolás Maduro, quien instó a las empresas a desarrollar mecanismos de pago paralelos al sistema bancario tradicional. El presidente subrayó la necesidad de crear sistemas de pago fuera de línea compatibles con la nueva criptomoneda venezolana Petro.

Pero el Petro no está siendo consentido por Criptolago. La exchange ha habilitado transacciones offline para todos los tokens listados en su plataforma. En otras palabras, los venezolanos pueden ahora enviar Petro, Bitcoin, Litecoin, Dash y Glufco (la ficha homónima de un banco de inversiones en criptomonedas venezolano asociado con Criptolago) sin necesidad de una conexión a Internet. La plataforma también habilitó un módulo para las transacciones en bolívares, la moneda fiduciaria nacional.

Por ahora el servicio sólo está disponible para usuarios registrados, pero el proceso de inscripción en la plataforma sigue siendo relativamente fácil. El verdadero problema para los venezolanos podría ser encontrar una tasa aceptable para sus Petros.

El precio real de la ficha es demasiado inestable para funcionar como un método práctico de intercambio. Por ejemplo, mientras que las fuentes oficiales del gobierno dicen que el Petro vale 58,9 dólares por ficha, el Petro se negociaba hace poco por unos 11,50 dólares en la plataforma de Amberes. En Criptolago, según el portal de noticias Morocota Coin, el Petro alcanzó los 20 dólares por token durante el mismo día.

Criptolago es quizás la plataforma venezolana más comprometida en ofrecer soluciones avanzadas para promover el uso de criptomonedas en el país. Antes de lanzar esta opción de pagos offline, la plataforma se asoció con Glufco para ofrecer a sus clientes puntos de venta que les permitieran procesar pagos en criptomonedas con una tarjeta similar a las tarjetas de débito o crédito que se utilizan ampliamente hoy en día.

El uso de criptomonedas en Venezuela

Pero incluso antes de Criptolago, los venezolanos han estado enviando criptomonedas con mensajes de texto desde 2018. La solución más popular en este momento es la cartera offline Dash Text.

Actualmente hay más de 8.000 carteras activas y habilitadas en Estados Unidos, Colombia, España, Brasil y Venezuela, según Dash. Los usuarios sólo tienen que enviar un mensaje de texto, y la plataforma Dash Text procesa la transacción en tiempo real.

Pero aunque pueda parecer prometedor, los pagos fuera de línea todavía tienen un largo camino por recorrer antes de que se conviertan en la corriente principal. Dash Text ha reportado cerca de 6.456 transacciones fuera de línea desde enero de 2019. De esas transacciones, la gran mayoría (6.105) vinieron sólo de Venezuela.

Lorenzo Rey, CTO de Dash Text, dijo a Decrypt que Dash registra alrededor de cuatro transacciones fuera de línea al día en promedio, una caída abrupta de las más de 30 diarias antes de la crisis de los mercados a mediados de marzo.

"La cbaja del precio de Dash causa que menos gente quiera gastar", dijo Rey. "Adicionalmente estuvimos desfondeados por dos meses, por lo que no pudimos continuar con algunas actividades que teníamos en proceso. En febrero nos fondearon otra vez y remontamos a 300tx, pero en marzo todo se detuvo con el coronavirus", dijo.

Criptolago todavía no ha compartido las estadísticas de uso, sin embargo su desarrollo podría dar resultados positivos. Teniendo en cuenta lo inestable que es la conectividad a Internet en Venezuela, así como la hiper-devaluación de su moneda nacional, los pagos criptográficos fuera de línea podrían ser justo lo que necesitan los ciudadanos de un país donde no tener dinero en un banco se ha convertido en una cuestión de supervivencia.