En Resumen

  • Brave afirma que Google viola la GDPR
  • La GDPR es la ley de protección de datos más importante de Europa.
  • Brave ha presentado una queja formal ante las autoridades.

El navegador Brave introdujo hoy formalmente una queja en contra de su competidor, Google, en una campaña de varios años para derrocar la hegemonía del gigante de la tecnología.

Brave, que tiene oficinas en San Francisco y Londres, afirma que Google ha infringido la ley de protección de datos más importante de Europa, la GDPR. Según el Dr. Johnny Ryan, Director General de Brave, la aplicación de la denuncia "equivaldría a una separación funcional del negocio de Google". (Esto es bueno para los valientes.)

Mientras que la tecnología publicitaria de Google recopila información excesiva sobre sus usuarios, el navegador de Brave —un fork del proyecto Chromium— no rastrea las cookies de forma predeterminada. Brave afirma que su tecnología presenta anuncios sin violar la información personal. Además, los usuarios de Brave pueden ganar dinero por ver anuncios, en forma de la criptomoneda Basic Attention Token (BAT).

Brave sostiene que Google ha violado el principio de "limitación de fines", que exige que las organizaciones sólo utilicen los datos para un fin específico. Por ejemplo, la recopilación de información sobre su paradero en Google Fit sólo debe utilizarse para animarle a hacer más ejercicio.

Google, según las pruebas publicadas hoy por Brave, tiene un "sistema interno de datos libre para todos", en el que "reutiliza nuestros datos personales entre sus empresas y productos de forma desconcertante que infringe el principio de limitación de la finalidad".

La queja oficial es la más reciente de Brave contra Google. El 12 de febrero, envió una carta a la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido argumentando que su fracaso en la aplicación del GDPR facilitó el monopolio de Google.

Una semana antes, aportó pruebas que mostraban cómo los sitios web de más de 400 consejos del Reino Unido permitían al menos a una empresa privada rastrear a los visitantes y explotar su actividad de navegación con fines de lucro.

En septiembre de 2019, impulsó un informe que alegaba que Google está utilizando páginas web ocultas que envían información personal a los anunciantes, violando sus propias políticas de privacidad.

Brave ha estado librando una guerra contra Google desde que se lanzó por primera vez en 2015. Si las autoridades obligan a Google a cambiar de rumbo, competidores como Brave podrían beneficiarse de las consecuencias.