En Resumen

  • Las piscinas mineras están viendo a los mineros de Bitcoin salir de la red.
  • La minería de Bitcoin se ha vuelto menos rentable después de la caída del mercado.
  • Los mineros chinos están vendiendo sus máquinas a Rusia y a Oriente Medio.

Los mineros de Bitcoin, particularmente los de China, están sintiendo el peso de la caída de los precios de Bitcoin.

De acuerdo con los datos de la pool de minería F2Pool, la mayoría de las pools han visto grandes caídas en la tasa de hash en sus plataformas. La tasa de hash o hashrate es la cantidad de potencia de cálculo que los mineros de Bitcoin están gastando para intentar explotar nuevos Bitcoin. Básicamente las piscinas mineras agregan muchos mineros pequeños a la red.

Las piscinas mineras más grandes vieron como disminuía su hashrate. F2Pool vio un descenso del 12%, Poolin, 18%, y Btc.com, 10%.

La caída del Bitcoin hace que mineros abandonen la red. Image: Shutterstock.

De hecho, la tasa de hash global de Bitcoin ha bajado de 136 millones de tera hashes por segundo (TH/s) a 103 Th/s, en el mismo período de tiempo, según el sitio de análisis de datos Blockchain. Eso es un descenso del 24%.

"La mayor parte del hashrate perdido a nivel global viene de China, lo sé basado en nuestros propios clientes, además de ver que como muchas pools chinas (con máquinas más antiguas) también pierden hashrate", dijo Thomas Heller, director de negocios globales de F2Pool, a Decrypt "Los mineros chinos más preparados con S9 [Antminer] han estado vendiendo grandes cantidades de S9 en los últimos meses, principalmente a países con una potencia aún más barata, como la región de Rusia/CEI, Oriente Medio, etc."

"Con los precios donde están ahora (4.600 dólares), se perderá aún más hashrate en los próximos días/semanas, si el precio no cambia", añadió.

El principal problema es que la caída de los precios ha hecho que la minería sea menos rentable. La rentabilidad de la minería de Bitcoin ha caído a 0,09 dólares por TH, un 80% menos que el reciente máximo de 0,44 dólares en julio de 2019.

"Es un momento extremadamente difícil para los mineros", dijo Heller. Y no parece que eso vaya a terminar pronto.