En Resumen

  • Microsoft anunció dos nuevos chips: el Azure Maia AI Accelerator y el Azure Cobalt CPU, marcando una expansión en su capacidad tecnológica.
  • El chip Maia está diseñado para tareas de IA y generación en el centro de datos, destacando su eficiencia al trabajar con modelos de lenguaje grandes y su integración con Microsoft Azure.
  • La introducción de la línea de chips Cobalt sugiere un posible cambio hacia la arquitectura ARM, enfocándose en eficiencia energética y rendimiento para aplicaciones en la nube de Microsoft.

Microsoft, conocido más por su software que por su hardware, anunció hoy dos nuevos chips: el Azure Maia AI Accelerator y el Azure Cobalt CPU. El movimiento es una expansión notable de las capacidades tecnológicas de la empresa, con Maia en particular posicionado como la punta de lanza de la estrategia de IA del gigante tecnológico.

Maia está diseñado específicamente para tareas de IA y generación de IA en el entorno del centro de datos.

"Estamos reimaginando cada aspecto de nuestros centros de datos para satisfacer las necesidades de nuestros clientes", escribió Scott Guthrie, Vicepresidente Ejecutivo del Grupo Cloud + AI de Microsoft, en una publicación oficial, explicando que agregar chips diseñados a medida a su ecosistema se alinea con la visión más amplia de Microsoft de servicios de IA y en la nube integrados y optimizados.

AD

El chip Maia, desarrollado como parte de la reciente expansión de Microsoft en silicio personalizado, tiene varias características importantes que lo distinguen en los campos de la inteligencia artificial y la computación en la nube. Estas incluyen optimizaciones para tareas de IA como entrenamiento y deducción de modelos y tareas de IA generativa, creando nuevo contenido a partir de conjuntos de datos existentes.

Guthrie dice que Maia será especialmente hábil trabajando con modelos de lenguaje grandes o Large Language Models (LLMs), como el potente GPT-4 Turbo desarrollado por OpenAI. Esto lo hace adecuado para tareas que involucran procesamiento y comprensión del lenguaje natural.

Maia también se integra con Microsoft Azure, el servicio de computación en la nube de la compañía, brindando a los clientes un mayor rendimiento, ya sea que estén trabajando con IA o no.

Como un chip producido a medida, la compañía señaló que Maia está diseñado para cumplir con requisitos de rendimiento específicos para los servicios de Microsoft en lugar de ajustarse a las limitaciones del silicio genérico.

Finalmente, con el consumo de energía de los centros de datos, generando la ira de grupos ambientalistas en todo el mundo, Microsoft dice que Maia es especialmente eficiente en consumo energético, lo que permite una reducción significativa en el uso y los costos de energía a gran escala.

AD

Rani Borkar, Vicepresidenta Corporativa de Sistemas de Hardware e Infraestructura de Azure, arrojó luz sobre la colaboración de la compañía entre hardware y software. "Estamos co-diseñando y optimizando hardware y software juntos", destacó, resaltando el enfoque en el chip Maia para mejorar la eficiencia en cargas de trabajo en la nube y de IA. "Tenemos visibilidad en toda la pila, y el silicio es solo uno de los ingredientes".

Recientemente, Microsoft renovó su sistema operativo Windows 11, agregando funciones de IA para mejorar sus capacidades. Ahora, un copiloto de Windows impulsado por IA reemplazó a Cortana, y la IA se ha incorporado a Microsoft 365 y otros programas nativos ofrecidos por Microsoft, incluso Microsoft Paint.

¿Está considerando Microsoft un cambio de arquitectura?

Microsoft presentó su nueva línea de chips Cobalt, junto con Maia, lo que sugiere un posible cambio en las preferencias arquitectónicas de Microsoft. Alejándose de la configuración tradicional x86/AMD64, Microsoft parece estar explorando la arquitectura ARM, probablemente influenciada por los puntos de referencia de eficiencia establecidos por chips basados en ARM como la serie M de Apple. Si es así, podría significar una posible nueva dirección para Windows, especialmente en los ámbitos de la inteligencia artificial y la eficiencia informática en la nube.

La CPU Cobalt está construida sobre la arquitectura ARM, conocida por su eficiencia energética y rendimiento. Los diseños basados en ARM son cada vez más populares en la informática en la nube debido a su equilibrio entre potencia y rendimiento.

El chip está específicamente optimizado para ejecutar cargas de trabajo de cómputo de propósito general en la nube. Esto lo hace particularmente adecuado para una amplia gama de aplicaciones en los servicios en la nube de Microsoft.

Además, un enfoque principal de la CPU Cobalt es la eficiencia energética. Al igual que los chips de la serie M de Apple, el diseño de los chips Cobalt tiene como objetivo maximizar la potencia de cómputo mientras se minimiza el consumo de energía, lo cual es crucial en las operaciones de centros de datos a gran escala.

La CPU Cobalt 100 evolucionó a partir del diseño Neoverse N1 de ARM, con núcleos Neoverse N2. Esta actualización promete un aumento significativo de rendimiento, con un rendimiento un 40% mayor en comparación con su predecesor, según Semanalysis.

El anuncio tanto de Maia como de Cobalt refleja una tendencia más amplia en la industria, donde los gigantes tecnológicos están llevando cada vez más la producción de chips internamente para adaptar el rendimiento a necesidades específicas.

AD

Por ejemplo, Google presentó recientemente su nueva línea Tensor G3 y amplió su asociación con Anthropic para permitirle utilizar su última generación de TPUs con la finalidad de entrenar nuevos modelos de IA. Además de eso, Apple presentó recientemente su línea M3 con más capacidades de IA, Qualcomm lanzó su Snapdragon 8 Gen 3 con suficiente potencia para ejecutar un pequeño LLM local, e incluso competidores más pequeños como AMD y Mediatek están expandiendo sus capacidades de IA.

La apuesta de Microsoft por la IA parece estar dando resultados. El rendimiento de las acciones de la compañía en 2023 se ha visto positivamente afectado por sus iniciativas de IA, especialmente por su asociación con OpenAI. En 2023, el rendimiento de las acciones de Microsoft fue notablemente sólido, reflejando el sólido crecimiento y la resistencia del mercado de la compañía.

Hasta el 10 de noviembre de 2023, el precio de las acciones de Microsoft cerró en un máximo histórico de $369,67, con el precio máximo de las acciones en 52 semanas, alcanzando los $370,10, solo un 0.1% por encima del precio actual de las acciones.

Imagen: Tradingview

Editado por Ryan Ozawa.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.