Los venezolanos siempre han sabido adaptarse a las circunstancias, y un grupo de entusiastas de ese país aprovecharon el ingenio latino para adaptar la idea de la Antorcha Lightning (o Lightning Torch por su nombre en inglés) y usarla para concienciar a los entusiastas hispanohablantes sobre los beneficios —y en algunos casos hasta la existencia— de la Lightning Network.

La idea vino de parte de “Satoshi en Venezuela”, un grupo de entusiastas del Bitcoin que promueven meetups en todo el país para explicar la filosofía, tecnología y potencialidades del Bitcoin como una alternativa al sistema financiero tradicional.

La “Antorcha de Satoshi” cobró vida el 25 de enero, durante el meetup más reciente del grupo, organizado en la capital venezolana. Para difundir la idea crearon el hasthag #AntorchaDeSatoshi y la llama comenzó a correr.

A diferencia de la “Lightning Torch” original —propuesta por el famoso Hodlnaut— que crece 10.000 Satoshis por envío, la Antorcha de Satoshi crece 1000 satoshis con cada nuevo rebote. Esto permite que crezca más lento, pero que pueda propagarse igual de rápido que su hermana mayor, algo que cobra especial importancia sobre todo entre venezolanos donde cada Satoshi cuenta.

La antorcha ha conseguido crecer hasta los 54000 Satoshis al momento de redactar el presente artículo. El actual poseedor, Jaime Briceño, recibió la antorcha de parte del usuario KevinNegocios, mostrando además en otro tuit que el Bitcoin permite unir en una misma comunidad a personas con pensamientos encontrados en otras áreas.

El crecimiento lento de este clon de la Lightning Torch permite también sortear dos de los problemas más evidentes que ha tenido la contraparte global: evita los problemas de liquidez propios de transacciones de gran volumen en caso de que la antorcha se haga viral y permite que se mantenga como una suerte de curiosidad lejos del interés de algún potencial ladrón (haciendo incluso mas llevadera la carga para quien haya confiado la antorcha a este criptodelincuente).

La Lightning Torch ya ha sufrido 2 robos y dos problemas de liquidez, mientras que la contraparte venezolana por ahora se mantiene intacta… Pero a pesar de las circunstancias, ambas iniciativas tienen algo en común: Son dos excelentes ideas que han servido para unir al mundo en torno a la usabilidad del Bitcoin.

Y eso es tan valioso como cualquier otro caso de uso.