Un grupo de jovenes emprendedores anunció esta semana el lanzamiento de CRCoin, una criptomoneda enfocada en satisfacer las necesidades del ecosistema cripto de Costa Rica.

El token fue desarrollado a través de un smart contract en la red Ethereum, saldrá al mercado en una Oferta Inicial de Moneda (ICO) y tendrá una emisión de 21.000.000 de CRCoins, de los cuales se venderán 10 millones durante la fase ICO.

La compañía responsable de esta nueva criptomoneda es Blockchain Costa Rica, una startup enfocada en el desarrollo de aplicaciones blockchain para clientes a nivel internacional. Sus fundadores tienen cerca de cinco años trabajando juntos, pero tomaron la decisión de constituir una empresa hace aproximadamente un año.

A pocos días del anuncio, ya hay cerca de 40 comercios integrados al ecosistema y aceptando los tokens como medio de pago. No se conoce aún las exchanges que listarán el token en caso de que el mismo esté disponible para trading. Por ahora solo se pueden adquirir los tokens a través de la web de la ICO o por negociación directa.

La criptomoneda busca convertirse en una alternativa de pago rápida y segura, adaptada a las necesidades del mercado de costa Rica. Dylan Thomas uno de los creadores de CRCoin explicó al portal Rumbo Económico que aquellos comerciantes que utilicen la criptomoneda gozarán de importantes ventajas frente a otros medios tradicionales: “CRCoin permite transacciones inmediatas, a diferencia de los pagos con datáfono que duran a veces una semana y generan una alta comisión para el comercio, es un avance tecnológico que ya llegó y tiene un efecto disruptivo en el sistema” explicó.

Costa Rica tiene tiempo avanzando en el ecosistema cripto

A pesar de estar bajo el radar, Costa Rica es un país con importantes avances en materia de adopción de criptomonedas. Además de las iniciativas privadas, el gobierno costarricense también ha dado un espaldarazo a las tecnologías, declarando que es perfectamente legal percibir una remuneración laboral en criptomonedas, y sentando un marco jurídico amigable en términos de derecho laboral.

Actualmente, el país considera a las criptomonedas como “quasi-dinero”, es decir, las ve como un bien que cumple con el mismo propósito que el dinero para un negocio dado, pero que no está reconocida como tal por no haber sido emitida por el Banco Central.

Un experto de Nassar Abogados explicó a la revista Summa que “las criptomonedas, en Costa Rica, serían un bien distinto al dinero, pero que podría servir para compensar parcialmente el trabajo del empleado, es decir, como uno de los tantos rubros que puede tener un paquete de compensación y beneficios y como forma de retribuir los servicios de los colaboradores”.

Es decir, siempre y cuando el trabajador cobre al menos una parte equivalente al salario mínimo en Colones (la moneda oficial del país), el resto del pago por conceptos de remuneración salarial se puede efectuar en Bitcoin o cualquier otra criptomoneda sin ningún tipo de complicación legal.

Tomando en cuenta la evolución del ecosistema del país no sería de extrañar que en algún momento en el futuro un trabajador le pida a su patrono que por favor le pague en CRCoin… por muy maximalistas de Bitcoin que sean sus jefes.