La 50 edición de la cumbre de Davos inició este martes junto a jefes de Estados, empresarios y delegados internacionales, quienes llegaron hasta las altas montañas de esta ciudad alpina de Suiza para discutir el futuro de la economía mundial... Y ya las criptomonedas tuvieron un lugar en los debates.

La mañana partió con Donald Trump, un maestro en cambiar la conversación cuando no le gusta lo que se dice. El presidente de los EE. UU. decidió elogiar su historial económico como una reivindicación de su agenda, horas antes de que el Senado comience formalmente su juicio político."Estados Unidos está prosperando, floreciendo y está ganando nuevamente como nunca antes", dijo al Foro Económico Mundial en Davos.

Esta es la segunda visita de Trump a la reunión más importante del capitalismo global. El mandatario desvió la atención que tenían los asistentes respecto a los eventos que se desarrollan en Washington, a través de una maniobra discursiva en la que éxplicó las bondades de su acuerdo comercial preliminar con China a jefes de negocios, banqueros centrales, presidentes y primeros ministros.

Las criptomonedas también llegan a Davos

En el panel “Dando forma al futuro de los sistemas financieros y monetarios” dentro del programa oficial de Foro Económico Mundial, Mario Greco, CEO de la compañía de seguros Zurich, explicó que la industria financiera “está cambiando por completo, liderada por los clientes que demandan más tecnología. Por ejemplo, en retail hay muchos cambios.

Hay una transformación en el modelo de negocios, donde las empresas nos deberemos adaptar hacía una transformación digital. En la industria de los seguros, la lealtad y la retención está bajando drásticamente, porque está cambiando la manera cómo hacemos negocios”.

En el mismo panel participó Jeremy Allaire, CEO de Circle, empresa de pagos digitales en criptodivisas, quien aseguró que en “el espacio de servicios financieros estamos en en un punto de inflexión, ya que estamos mirando la naturaleza dinero, algo que nació orgánicamente durante la crisis financiera de 2008. Y más recientemente lo estamos viendo con los stablecoins, ya que bancos centrales se están adaptando este nuevo modelo. También estamos viendo a China queriendo adaptar su propia cripto divisa. Estamos llegando a la curva  para la real disrupción”, aseguró.

La industria financiera está cada vez más consciente de la necesidad de innovar

Las consecuencias de la inacción de los líderes empresariales y gubernamentales nunca han sido tan graves. El mundo evoluciona a gran velocidad y las empresas y los jefes de Estado deben tomar acciones concretas para no quedarse rezagados en la carrera.

En la industria financiera, para 2020 se espera una moneda digital global, bien a través de Facebook o bien por un banco central, el primero en la fila es el Banco Central de China que pretende implementar su moneda digital este año como un paso hacia la sustitución del dólar estadounidense. Sin duda, esto estimulará a la Reserva Federal de los Estados Unidos a seguir adelante con el dólar digital. Y posiblemente Europa seguirá esta estela digital, que creará una canasta de otras monedas fiduciarias para dominar el dinero a nivel mundial.

Hemos arrancado pisando fuerte el 2020, donde los banqueros centrales y líderes empresariales, junto a innovadores tecnológicos, formularán cómo será el futuro de la economía digital. No por nada, las economías occidentales tienen la oportunidad de adoptar la descentralización y el Internet de valor y, al hacerlo, mantener sus posiciones de liderazgo en la economía global. Sin embargo, los líderes necesitarán un nivel de flexibilidad y apertura que aún no hemos visto.

Desde el mundo de la banca tradicional, Michael Corbat, CEO de Citibank agregó de que “estamos en una etapa temprana para el nuevo modelo financiero. Nos podemos mover rápidamente, pero debe ser cuando nuestros clientes estén listos con la infraestructura tecnológica”. 

Por su parte, la académica china del London School of Economics, Jin Keyu, espetó que el crecimiento de un “mercado emergente no va unido exclusivamente a la innovación. En China está muy claro que la innovación ha ayudado a conectar con áreas rurales, y tener esta conexión ha cambiado nuestra forma de vivir. Es inclusión financiera”.