Si vives en Venezuela, la escasez de efectivo, la inflación acelerada y la dolarización indirecta ya no serán un problema que te impida disfrutar de una sabrosa hamburguesa ya que Burger King inauguró la década de 2020 aceptando criptomonedas.

La cadena de restaurantes decidió probar esta nueva implementación en su sede del Centro Comercial Sambil en Caracas, aunque espera extender dicha funcionalidad a todos los restaurantes del país —cerca de 40 sucursales— durante el 2020.

Para dar este paso hacia la economía cripto, Burger King concretó una alianza comercial con Cryptobuyer, un procesador de pagos muy popular en Venezuela por haber sido uno de los pioneros en la industria al permitir que Traki —la tienda por departamentos mas grande del país— pudiera aceptar criptomonedas el año pasado.

Según un anuncio oficial compartido por Cryptobuyer, a partir del 2020 los usuarios podrán ir a Burger King y pagar por sus hamburguesas con Bitcoin, Litecoin, Ethereum, BNB, USDT y Dash.

Por supuesto, la noticia fue recibida con entusiasmo por parte de una comunidad de usuarios que cada día agradece que se agreguen nuevas opciones para gastar sus criptomonedas. Ernesto Contreras, de Dash Core Group fue uno de los primeros en compartir cómo sus amigos usaron Dash para comprar un par de Whoppers, mientras que Nohemí Araujo, otra entusiasta sin filiación a ninguna organización, tuiteó: “soy tan feliz, así es una gran oportunidad para la comunidad crypto”.

El anuncio de Burger King es de particular importancia para el crecimiento de la comunidad cripto en Venezuela ya que este es un país que se ha tomado como una especie de caldo de cultivo para varias iniciativas de promoción de criptomonedas y tecnologías blockchain como alternativas para sacar adelante una economía estancada entre una serie de sanciones externas y una corrupción interna catalogada como una de las más preocupantes del mundo.

Así como Burger King, el mismo gobierno nacional ha apostado por las criptomonedas como herramientas para combatir la "guerra económica", a la que el presidente Nicolás Maduro atribuye el delicado estado financiero nacional.

Según el mandatario, las sanciones al pueblo venezolano y los ataques diplomáticos y financieros han contraído fuertemente la economía, y una criptomoneda —el Petro— podría ayudar a promover un comercio mas fluido y menos manipulado.

La iniciativa de Burger King, parece ir viento en popa, y juzgando por la experiencia positiva que tuvo Traki con una decisión similar, es posible que el 2020 sea un año muy jugoso tanto para la cadena de hamburguesas como para los criptoentusiastas venezolanos amantes de la comida rápida.