Coinbase ha anunciado hoy que el token DAI de MakerDAO se ha convertido en el primer stablecoin en ser totalmente soportado por su tarjeta de débito, Coinbase Card.

Según un artículo publicado en el blog oficial de la plataforma, esta nueva adición está dirigida principalmente a los usuarios que quieren experimentar y gastar criptomonedas sin las locas fluctuaciones de precios asociados a las criptomonedas traicionales. Como stablecoin, se supone que un token de DAI siempre vale un dólar estadounidense, lo que implica una mayor seguridad y confianza en su poder adquisitivo.

Joseph-Daniel Millwood, director de marketing de crecimiento de Coinbase, afirmó anteriormente que los clientes pueden "comprar de todo, desde café hasta compras navideñas" utilizando la Coinbase Card en "millones de lugares en todo el mundo" con la misma facilidad que su tarjeta fiduciaria. Esto se debe a que Coinbase convierte cualquier criptomoneda en dinero fiduciario, que luego se gasta a través de la tarjeta VISA.

" Lo que la Tarjeta Coinbase le permite hacer es gastar sus criptomonedas con la misma facilidad con la que gasta dinero en su cuenta bancaria. Pero para nosotros, esto no termina ahí. Los resúmenes de gastos, combinados con nuestra nueva función de estados de cuenta mensuales, hacen que el seguimiento de sus gastos criptográficos sea fácil", agregó Millwood.

Gracias a la compatibilidad con DAI, la tarjeta permite ahora a los usuarios gastar 10 criptomonedas diferentes -el doble de la cantidad de activos disponibles en su lanzamiento en 2019-, incluyendo bitcoin, éter, litecoin, XRP y otros.

En noviembre, Coinbase distribuyó su tarjeta en Bulgaria, Croacia, Dinamarca, Hungría, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Polonia, Rumanía y Suecia, elevando a 29 el número total de países soportados.

Otras empresas también están aprovechando el DAI para tender un puente entre los dos mundos de las finanzas descentralizadas y tradicionales. En agosto, MakerDAO, Monolith y Digix anunciaron una nueva asociación que llevó a DAI a 31 países de todo el Espacio Económico Europeo. Pero de nuevo, simplemente se convierte en fiat, y de alli comienza el resto de la usabilidad. Así que la adopción real aún no ha llegado.