El tercer hombre más rico de México, Ricardo Salinas Pliego, tuiteó esta mañana que Banco Azteca pretende ser el primer banco de su país en aceptar Bitcoin.

Salinas dirige el Grupo Salinas, el extenso conglomerado que controla el banco que fundó hace 19 años. Si consigue que Banco Azteca acepte Bitcoin, el banco se uniría a una pequeña pero creciente lista de bancos que realizan transacciones en Bitcoin.

El banco dice ser uno de los más grandes de México, citando más de 16 millones de cuentas de ahorro y 19 millones de cuentas de crédito. Hasta 2019, el banco operaba en El Salvador, que recientemente declaró el Bitcoin como moneda de curso legal.

El tuit de Salinas fue una respuesta a Michael Saylor, el experto en computación en la nube convertido en defensor de Bitcoin que había tuiteado un video de hace una semana del multimillonario mexicano promoviendo Bitcoin y calificando al fiat como un "fraude."

En el video, una entrevista con José Rodríguez del proveedor de cajeros automáticos de Bitcoin Chainbytes, Salinas dijo que Bitcoin es "un activo que debe estar en la cartera de cualquier inversor" y que "tiene valor y un mercado internacional donde se negocia con enorme liquidez en todo el mundo." Salinas desestimó entonces el Dogecoin y otras altcoins como "shitcoins".

A principios de año, Salinas se unió a gente como Michael Saylor, el CEO de Tesla, Elon Musk, y Anthony Scaramucci, de Skybridge, cuando cambió su bío de Twitter a "#Bitcoin". En noviembre del año pasado, Salinas tuiteó que había invertido el 10% de su cartera líquida en Bitcoin.

¿Quién es Salinas?

Salinas tiene un patrimonio neto de 12.900 millones de dólares según Forbes, lo que le convierte en el tercer hombre más rico de México y en la 166ª persona más rica del mundo.

Salinas hizo su fortuna como fundador y presidente del conglomerado minorista y de medios de comunicación Grupo Salinas. La mayor parte de su fortuna procede de su participación en el Grupo Elektra, un minorista de electrodomésticos que utiliza el Banco Azteca para vender préstamos a los mexicanos de clase media baja.

Salinas no es ajeno a la polémica. En 2005, la Comisión de Valores de EE.UU. acusó a TV Azteca -una empresa de Salinas- de intentar ocultar la ganancia de 109 millones de dólares de Salinas mediante la venta no revelada de acciones de TV Azteca. El caso se resolvió en septiembre de 2006, cuando Salinas aceptó pagar a la SEC 7,5 millones de dólares en concepto de multas e indemnizaciones.

Durante la pandemia, también tuiteó fotos de una opulenta fiesta en un yate, mientras minimizaba públicamente el peligro del COVID y dejaba abierto un centro de llamadas del Grupo Salinas en Ciudad de México, violando las medidas de cierre. Tres empleados murieron a causa del virus.