Tesla, Microstrategy y otras empresas que invierten en Bitcoin deben esperar registrar cualquier reducción del valor recuperable de sus activos, conocida como cargo por deterioro, cuando el valor de sus participaciones caiga.

Según algunos analistas, este cargo contable significa que las empresas que poseen Bitcoin podrían enfrentarse a una pérdida sustancial al final de este próximo trimestre.

El gigante del software Microstrategy posee 92.079 BTC (3.700 millones de dólares), que representan la mayor parte de su tesorería. La semana pasada vendió 500 millones de dólares en deuda corporativa, por lo que podría aumentar ese total y se cree que se está preparando para comprar otros 1.000 millones de dólares más.

AD

Microstrategy ya ha registrado pérdidas trimestrales debido a cargos por deterioro en el tercer trimestre del año pasado y en el primero de este año. La semana pasada, la compañía dijo que espera tener un cargo de al menos 285 millones de dólares en su inversión en Bitcoin en el período actual, lo que la llevará a otra pérdida trimestral.

Los cargos por deterioro surgen porque las criptodivisas están clasificadas de forma diferente a otras monedas por el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera de Estados Unidos (FASB) como un "activo intangible de vida indefinida".

Esto significa que las empresas deben registrar el valor del bitcoin en el momento de la compra. Si el valor sube, no pueden registrar esas ganancias hasta que el bitcoin se venda. Pero si el valor cae, la empresa debe anotar el valor de sus participaciones como un cargo por deterioro.

Tanto Tesla como otros inversores corporativos en Bitcoin se enfrentan a este pequeño obstáculo contable.

Inicialmente, la táctica de Tesla de invertir 1.500 millones de dólares en Bitcoin parecía una gran victoria, especialmente después de que el fabricante de coches eléctricos vendiera el 10% de sus monedas con un gran beneficio en abril. El propósito, dijo, era confirmar que la criptodivisa "podría liquidarse fácilmente sin mover [el] mercado".

AD

Pero aún así fue necesario un cargo por deterioro, o una rebaja, a las ganancias antes de impuestos, y eso redujo la ganancia neta de Tesla para el primer trimestre de 128 millones de dólares a 101 millones de dólares.

Según los analistas, incluso si el Bitcoin se recupera por encima del precio de compra, Tesla y Microstrategy no pueden volver a valorar las monedas y eliminar la depreciación. En su lugar, los beneficios sólo se pueden realizar cuando se vende el criptoactivo. Y como es probable que los cargos de este próximo trimestre sean mucho más punitivos que los del anterior, los inversores podrían verse obligados a hacer precisamente eso.

Deterioros y ultravolatilidad

El Bitcoin es notoriamente volátil. La criptodivisa ha pasado de un máximo histórico de 64.863 dólares a 30.682 dólares desde mediados de abril (Musk, irónicamente, desempeñó un papel importante en su caída de precios cuando anunció que Tesla ya no aceptaría Bitcoin), y ha virado un 10% durante una semana a mediados y finales de mayo.

Pero el hecho de que las criptodivisas se clasifiquen de forma diferente a otras monedas es menos conocido y supone un dolor de cabeza contable.

"El nombre de Bitcoin sugiere que debe tratarse como una moneda, lo que requeriría una contabilidad de mercado", dijo a Decrypt Ed Ketz, profesor de contabilidad de la Universidad de Penn State. Sin embargo, también añadió que si el Bitcoin fuera tratado como una moneda, esto significaría una volatilidad aún mayor en sus ganancias trimestrales.

Los cargos por deterioro significan que, en el peor de los casos, si el Bitcoin cae muy por debajo del precio al que se compró, una empresa podría verse obligada a vender parte del BTC que compró para cubrir la pérdida, incluso si su inversión global sigue estando a flote.

Si la empresa es de tan alto perfil como Tesla, eso tiene importantes implicaciones para el precio global del activo.

Los analistas de Fortune estiman que si Tesla compró Bitcoin en enero y febrero a un coste medio de 31.600 dólares, los cargos por deterioro del segundo trimestre ascenderían a 65 millones de dólares.

AD

Y, a pesar de que Elon Musk ha asegurado que Tesla no venderá más Bitcoin, Ketz cree que ésta sería, de hecho, la mejor estrategia para compensar la pérdida por deterioro y puede ser la verdadera razón detrás de su anterior venta de Bitcoin en abril.

"Tesla preferiría no tener pérdidas por deterioro en Bitcoin, así que lo que hizo fue vender sus participaciones con valoraciones más bajas para reconocer una ganancia que compensara con creces la pérdida por deterioro", dijo Ketz. "Sospecho que intentará vender algo de Bitcoin, de nuevo -aquellos con las valoraciones más bajas- para generar ganancias que suavicen el golpe o incluso muestren una ganancia neta en futuros trimestres".

Contabilización de las pérdidas de valor

Valorar cada moneda por separado -en lugar de valorarlas como un grupo o cartera- fue la clave del enfoque de Tesla, dijo Katz. "Es una buena táctica para suavizar los sinsabores contables, pero uno se pregunta cuánto tiempo podrá jugar a este juego. E incluso si puede continuar, acabará agotando las existencias de Bitcoin".

Y esta gimnasia contable también podría hacer que el Bitcoin sea menos viable como activo de reserva, para los inversores: "La contabilidad es un poco incongruente con el propósito subyacente", dijo Jennifer Stevens, profesora de contabilidad de la Universidad de Ohio, al Wall Street Journal.

Las normas también podrían estar impidiendo que otras empresas inviertan en criptodivisas. Según una encuesta realizada en febrero por Gartner, sólo el 5% de los directores financieros encuestados dijeron que tenían previsto invertir en Bitcoin este año.

"Las empresas se fijarán mucho en estas experiencias de Tesla antes de invertir en Bitcoin", dijo Ketz. "Parece una buena inversión cuando los precios suben, pero tiene un lado oscuro cuando los precios bajan".

Microstrategy también ha reconocido públicamente el riesgo que conlleva: "La concentración de nuestras participaciones en Bitcoin aumenta los riesgos inherentes a nuestra estrategia de adquisición de Bitcoin", escribió, y añadió: "El servicio de nuestra deuda requerirá una cantidad significativa de efectivo, y es posible que no tengamos suficiente flujo de caja de nuestro negocio para pagar nuestro endeudamiento".

Una clase de activo tan voluble puede convenir a una clase particular de inversor, un inconformista como Musk, pero doblar el riesgo puede no ser una estrategia atractiva para la mayoría.

AD

Daily Debrief Newsletter

Start every day with the top news stories right now, plus original features, a podcast, videos and more.