Finalmente Nayib Bukele, presidente de El Salvador, anunció la concresión de una promesa de años para adoptar Bitcoin en la región, y parece que el controversial político no es el héroe que los latinos se merecían pero sí el que necesitaban.

Luego de anunciar en la conferencia Bitcoin 2021 en Miami que enviaría una propuesta al congreso —que él controla, al igual que lo hace con el poder judicial— para aceptar Bitcoin como moneda de curso legal, un número cada vez mayor de políticos se sumaron a la ola Bitcoiner.

Tras el anuncio de Bukele, el presidente del congreso mismo país se sumó a la tendencia y cambió su foto de perfil por el conocido meme de los ojos láser. Algo que Bukele, por supuesto, no pasó por alto.

Desde ese momento, muchos otros países aprovecharon el hype para hacer anuncios similares. En Paraguay, el diputado Carlos Rejala anunció que empezaría un importante proyecto para innovar en materia financiera. No explicó de qué se trataba pero hizo referencia a PayPal y Bitcoin.

Por supuesto, cambió su foto de perfil a una con lasers en los ojos, y comentó su anuncio en inglés para mayor comodidad e impacto en la comunidad de Cripto Twitter.

Más allá de Bitcoin, Rejala también hizo mención a la posibilidad de aprovechar los smart contracts para automatizar una serie de procesos dentro de la administración pública, minimizando la posibilidad de corrupción en las licitaciones y otros trámites:

En Brasil, el diputado del estado de Río Grande do Sul, Fábio Ostermann, subió una foto con los ojos láser y el conocido hashtag #lasereyestill100k. 

Cabe destacar que además de Ostermann, el mismo presidente del Banco Central de Brasil ha expresado una opinión favorable a las criptomonedas anteriormente, y el país fue el primero en adoptar un ETF de Bitcoin en la región.

En Colombia, el asesor de la presidencia de la República, Jehudi Castro también se puso unos lasers en los ojos sin dar mayores detalles sobre lo que estaría dispuesto a hacer para impulsar el crecimiento de la mayor criptomoneda del mundo.

No tuiteó en español, sino en inglés. Compartió una cita del CEO de Square y Twitter, Jack Dorsey, mencionándolo junto al hashtag #Bitcoin.

Otro político que se volvió bitcoin fue el argentino Francisco Sánchez quien tampoco compartió ningún plan o perspectiva política de adopción o regulación. En un tuit de respuesta luego de mostrar sus ojos láser, simplemente dijo “así es esto.”

En Panamá, el diputado independiente Gabriel Silva expresó su solidaridad con el anuncio de Nayib Bukele, y se animó a trabajar en una propuesta para impulsar la adopción de criptomonedas en su país.

Invitó a los interesados a contactarlo para compartir críticas, aportes y sugerencias:

Para finalizar, México no se quedó atrás. La senadora Indira Kempis adoptó los ojos láser en respuesta a un tweet de la cuenta de Twitter especializada en la aplicación del derecho en el marco de las criptomonedas, LabLegal.

Junto con Kempis, el senador Eduardo Murat no solo cambió su foto de perfil sino que enfatizó (en español e inglés) su compromiso por proponer un proyecto de marco legal para las criptomonedas en México.

Pero... Por qué?

Es dificil establecer una causa común para aglomerar a todos los países latinos. Sin embargo, las dificultades financieras parecen haber dado un mayor atractivo a la industria de las criptomonedas y tecnologías blockchain. Probablemente algunos países quieran establecer condiciones regulatorias que permitan atraer capitales dispuestos a establecerse en un país amigable con este tipo de tecnología.

En el caso de El Salvador, además de impulsar la economía, el presidente podría estar preparandose en anticipación a un posible escenario pesimista de sanciones unilaterales impuestas por la administración de Joe Biden. Al igual que sucede con el caso de Venezuela, Estados Unidos no ve con buenos ojos la forma como Bukele ha conseguido controlar los poderes públicos.

Recientemente, Bukele se anotó una contundente victoria legislativa cuando los diputados controlados por su partido consiguieron 61 de los 84 escaños que se estaban disputando. Esto le da a Bukele la mayoría calificada para aprobar cualquier propuesta legislativa que envía a consideración sin ningún poder real para las fuerzas opositoras más que el de la presión mediática.

Pero luego de controlar el poder legislativo, los diputados destituyeron a los 5 Magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia —la más alta instancia de justicia del país— y posteriormente hicieron lo mismo con el Fiscal General del Estado, nombrando en consecuencia a funcionarios adeptos al gobierno y dándole al presidente un control político virtual sobre todos los poderes del Estado.

Por supuesto, esta situación no agradó a los Estados Unidos, y ya se están comenzando a producir debates sobre posibles sanciones unilaterales. Esto resultaría especialmente perjudicial para el país porque una buena parte de su producto interno bruto depende de las remesas internacionales —en su mayoría enviadas desde Estados Unidos— y el dólar americano es la moneda de curso legal del país luego de que se abandonara el Colón.

Podría ser que en el tablero de ajedrez de Bukele, Bitcoin solucione estos problemas.

Así mismo, algunos escépticos temen que todo se trate de una treta de marketing político. Una forma de ganar popularidad entre una comunidad creciente de usuarios a nivel internacional.

Al final de cuentas, la realidad es que en poco menos de una semana ya casi se alcanza la decena de países con políticos abiertamente favorables a Bitcoin y a la adopción de criptomonedsa. Y todo gracias en buena parte a un anuncio en una conferencia "Bitcoin only."