La comisión de gobierno de la ciudad de Miami ha aprobado hoy una resolución por la que estudiará la posibilidad de invertir fondos públicos en Bitcoin, una idea encabezada por el alcalde de Miami, Francis Suárez, que quiere que la ciudad esté a la vanguardia de las tecnologías financieras.

La resolución tiene otros dos objetivos importantes. Uno de ellos es permitir que los empleados de la administración local reciban una parte o la totalidad de su salario en criptomoneda. El otro es permitir que los ciudadanos paguen los impuestos sobre la propiedad o las tasas de la ciudad utilizando criptodivisas.

"Creo que estamos en la cúspide de ver un gran cambio titánico en esto", dijo Suárez a la comisión de la ciudad, según Bloomberg, y agregó: "Es una industria que es bulliciosa, vociferante y creciente, y esto enviaría la señal correcta."

Suárez ha estado liderando esta carga para la adopción de Bitcoin en las últimas semanas, habiendo dicho por primera vez que estaba feliz de considerar la idea el 29 de diciembre de 2020. Recientemente tuiteó que la inversión de 1.500 millones de dólares de Tesla en Bitcoin era muy útil para sustentar sus argumentos.

Sin embargo, Miami tiene un gran escollo potencial a la hora de invertir en activos novedosos. Florida tiene normas estrictas sobre lo que los gobiernos locales están autorizados a invertir, poniendo una alta prioridad en la seguridad de los fondos. Esto puede resultar un problema, ya que, aunque el precio del Bitcoin puede dispararse, su notoria volatilidad puede provocar repentinas oscilaciones a la baja, causando potencialmente enormes pérdidas.

La redacción original de las propuestas incluía la adopción de medidas directas, como permitir que sus empleados recibieran su salario en Bitcoin. Pero esto se diluyó para afirmar únicamente que la comisión analizaría la posibilidad de tales ideas. Por lo tanto, no necesariamente se logrará ninguno de los objetivos propuestos.

Además de su impulso al Bitcoin, Suárez ha tratado de posicionar a Miami como centro de innovación tecnológica, creando un nuevo equipo para redoblar este enfoque. Ha contratado al primer director de tecnología de la ciudad, Saif Ishoof, y su objetivo es conseguir que más empresas tecnológicas se instalen en Miami.