Tips

  • El CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, dijo en una entrevista que la SEC planea demandar a la compañía por violaciones de la ley de valores.
  • Garlinghouse dijo que Ripple tiene la intención de luchar contra la demanda.
  • El XRP, la tercera moneda más grande por capitalización de mercado, cayó en picado en más de un 13% hoy.

El CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, dijo hoy a la revista Fortune que anticipa una inminente demanda de la SEC contra la compañía por la venta de valores sin licencia tras su emisión de XRP.

XRP, una criptodivisa asociada con Ripple, está valorada en 23.000 millones de dólares y es la tercera mayor criptodivisa por capitalización de mercado.

Garlinghouse dijo que cree que la SEC lo nombrará a él y a su cofundador Chris Larsen como coacusados en una demanda, que espera que se presente en un futuro próximo.

XRP se estrelló hoy.

El precio del XRP había caído más de un 13% a finales de este lunes, por debajo de 50 centavos.

Garlinghouse dijo al Wall Street Journal que un representante de la Comisión le dijo a Ripple a finales del lunes que pronto presentaría su demanda en el tribunal federal de distrito.

En una declaración preparada, el director general dijo que Ripple tenía la intención de contraatacar: "La Comisión de Valores y Bolsa está fundamentalmente equivocada en cuanto a la ley y los hechos. El XRP es una moneda, y no tiene que ser registrado como un contrato de inversión. De hecho, el Departamento de Justicia y la FinCEN del Tesoro ya determinaron que el XRP es una moneda virtual en 2015 y otros reguladores del G20 han hecho lo mismo. Ningún otro país ha clasificado a XRP como un valor".

Ripple emitió XRP en 2012. La SEC, aparentemente, cree que el XRP, a diferencia de Bitcoin o Ethereum, es un valor y debería haber sido registrado en la Comisión como tal. Ripple tiene unos 6.400 millones de XRP. Periódicamente vende la cripto moneda al público desde una cuenta de depósito en garantía que tiene otros 48.000 millones.

Ripple Defiende a XRP: "Estaremos en el lado correcto de la historia"

La cuestión de si el XRP es una moneda o un valor ha sido discutida durante años entre los entusiastas de las criptomonedas. "Esto es un ataque a todas las criptomonedas. Mientras que otros países están abrazando el futuro, la SEC continúa atacando con miedo", tweeteó Michael Arrington, fundador de Arrington XRP Capital.

Garlinghouse le dijo a Fortune que Ripple se está preparando para luchar contra la demanda. "Creo que tenemos que defender a todas las critpomonedas y no dejar que la SEC acose a toda la industria", dijo, añadiendo "Vamos a estar en el lado correcto de la historia".

Una declaración de Ripple emitida después de que la noticia se conociera dijo en parte: "La SEC ha permitido que XRP funcione como moneda durante más de ocho años, y cuestionamos la motivación para llevar a cabo esta acción sólo días antes del cambio de administración. En lugar de proporcionar un marco regulatorio claro para las criptomonedas en los EE.UU., [el presidente de la SEC] Jay Clayton inexplicablemente decidió demandar a Ripple, dejando el trabajo legal real a la siguiente administración".

"Esto es un ataque a toda la industria de las criptomonedas y a la innovación americana", dice la declaración.

"Esta demanda es errónea como cuestión de derecho", dijo Michael Kellogg, abogado de los abogados de Ripple, Kellogg, Hansen, Todd, Figel & Frederick. "Otras ramas importantes del gobierno de EE.UU., incluyendo el Departamento de Justicia y la FinCen del Departamento del Tesoro, ya han determinado que el XRP es una moneda. Por lo tanto, las transacciones en XRP quedan fuera del alcance de las leyes federales de valores. Esta no es la primera vez que la SEC ha tratado de ir más allá de su autoridad estatutaria. Los tribunales lo han corregido antes y lo volverán a hacer".

Una demanda a la SEC sería otro disparo de despedida de la saliente Administración Trump a la industria de las criptomonedas. El Secretario del Tesoro saliente, Steve Mnuchin, está impulsando una regla propuesta por la FinCEN que regularía las monedas digitales.

Específicamente, la regla impondría restricciones onerosas a los bancos y a otros "negocios de servicios monetarios" en relación con las llamadas carteras de criptomonedas "no alojadas".