In brief

-Las transacciones de Bitcoin marcadas llevaron a dos arrestos separados por la policía mexicana. -Las autoridades policiales de México se basan en ciertos requisitos de notificación para señalar las actividades sospechosas de Bitcoin. -Sin embargo, los ingresos de los mercados de la deep web están aumentando mientras las autoridades luchan contra el dinero sucio que se mueve a través de la darknet

Una serie de compras de Bitcoin marcadas llevaron a dos arrestos de criminales de alto perfil en 2019, según Reuters. Primero, el presunto traficante de personas Ignacio Santoyo en abril de 2019, y segundo, el presunto líder de una banda Héctor Ortiz en mayo de 2019.

Los sindicatos del crimen han pululado por el mundo de Bitcoin desde su creación, con infames mercados oscuros como la Ruta de la Seda dominando los titulares durante sus primeros años. Pero aunque los defensores de Bitcoin han luchado duro para mejorar la legitimidad de la principal criptodivisa del mundo, los criminales siguen siendo atraídos por el activo.

En el caso de Santoyo, la policía de México estuvo tras él durante meses, pero cuando compró demasiado Bitcoin en una sola transacción, su actividad fue marcada por la policía. Es más, Santoyo supuestamente dejó datos personales en la plataforma de comercio que estaba utilizando, contribuyendo también a su arresto.

Por otro lado, Ortiz gastó "decenas de miles de dólares" en Bitcoin, lo que también contribuyó a su arresto.

Tarjeta con la bandera de Mexico. Imagen: Shutterstock

Estos arrestos se produjeron como resultado de la legislación de México diseñada para rastrear las transacciones ilícitas de criptomonedas. Según Reuters, las plataformas de comercio de criptodivisas registradas en México están obligadas a informar de las transferencias superiores a 2.830 dólares, lo que actualmente equivale a alrededor de 0,20 Bitcoin.

Los criminales tratan de pasar por debajo de este umbral, pero a veces cometen errores. Siempre que se realiza una compra grande y se alerta a las autoridades de la actividad sospechosa, puede llevar directamente a los criminales a intentar lavar su dinero sucio con Bitcoin. Sin embargo, a pesar del éxito de estos arrestos, las autoridades sólo pueden rastrear la actividad sospechosa en plataformas de intercambio registradas y conformes. En la deep web, no existen tales requisitos de información.

Bitcoin aún se encuentra en la mira de criminales

El arresto de Santoyo podría haber sido una victoria para las autoridades policiales mexicanas, pero se sospecha que el mercado oscuro de Bitcoin es más grande de lo que pueden ver.

La semana pasada, Chainalysis publicó un informe que muestra que los mercados negros de Bitcoin y otras criptodivisas han alcanzado un máximo histórico en ingresos anuales en 2020, incluso con un mes de sobra.

"Mientras que los ingresos totales de los mercados de la dark net ya han superado los totales de 2019, el número total de compras, y los probables clientes también, ha caído significativamente, aunque las compras restantes son por valores más altos", dice el informe de Chainalysis.

Esto implica que los clientes de poca monta están dando la espalda a los mercados de la darknet, mientras que los grandes actores —como los que participan en la trata de personas o el comercio de drogas— no han disminuido en absoluto.