La policía china ha incautado un total de 194.774 Bitcoin —cerca del 1% del suministro total de Bitcoin— del esquema Ponzi PlusToken, según informa The Block.

Además, también han incautado más de 830.000 ETH, 1,4 millones de LTC, 27 millones de EOS, 74.000 DASH, 487 millones de XRP, 6.000 millones de DOGE, 79.000 BCH y 213.000 USDT.

El esquema Ponzi PlusToken, que fue declarado como estafa por primera vez por un tribunal de distrito en la provincia china de Jiangsu en septiembre, se informó que comenzó en mayo de 2018. El plan anunciaba una plataforma de comercio de criptomonedas inexistente y prometía a los usuarios atractivos pagos a cambio de depósitos de al menos 500 dólares de criptomonedas.

El esquema no sólo se llevó el 1% del suministro total de Bitcoin, sino también el 0,73% del total de ETH y el 5% de todos los DOGE en circulación.

El esquema había demostrado ser inmensamente lucrativo, incluso durante la más baja caída de los precios de las criptomoendas.

Entre el 1 de mayo de 2018 y el 27 de junio de 2019, se informó que estos activos valían 2.200 millones de dólares. Ahora, tienen un valor de más de 11 mil millones de dólares.

Además, se dice que el esquema ha timado a más de dos millones de personas. Hasta la fecha, un total de 15 personas han sido condenadas. Las sentencias dictadas por el tribunal chino van de dos a once años de prisión, con multas que van de 100.000 a 1 millón de dólares.

Según se informa, una de estas personas ya había blanqueado con éxito 22 millones de dólares en criptomonedas convirtiendolas a yuanes chinos.

La sentencia completa también dice que "las monedas digitales confiscadas serán procesadas de acuerdo con las leyes y el producto y las ganancias serán confiscadas para el tesoro nacional". Así que no sólo China controla la mitad de la tasa de hash de Bitcoin, sino que ahora también es una gran ballena.