Sam Bankman-Fried, fundador de la bolsa de derivados de criptomonedsa FTX, aparece como uno de los principales contribuyentes de la campaña de Joe Biden con una donación de 5,2 millones de dólares.

A medida que las divisivas elecciones estadounidenses avanzan, la noticia de la donación se ha extendido a través de la comunidad cripto en Twitter. "Biden - financiado por la agricultura de rendimiento", dijo el CEO de Nansen Alex Svanvik en un guiño al contrato de futuros del índice DeFi de FTX.

La revelación de la donación fue hecha por Opensecrets.org, un sitio web que agrega los principales contribuyentes a la carrera presidencial de EE.UU. de 2020.

Mientras que el premio a la mayor contribución es para Bloomberg LP, con una donación de 57,5 millones de dólares, la comparativamente humilde donación de FTX de 5,2 millones de dólares se acerca a la de la empresa matriz de Google, Alphabet, que ofreció a la campaña de Biden 6,3 millones de dólares.

De acuerdo con el investigador cripto Adam Cochran, en lugar de ir a Biden directamente, la fuerte donación de FTX fue a un comité de acción política (PAC) con sede en Silicon Valley. "Eso puede ser tanto el apoyo de lacampaña como para el lobby corporativo", comentó Cochran.

Para muchos, sin embargo, independientemente del vehículo de la donación, nada cambia el hecho de que ahora una plataforma de intercambio de criptomonedas está permanentemente grabada como uno de los principales contribuyentes para un potencial presidente de los EE.UU.

De hecho, a medida que los resultados se filtran, es cada vez más probable que Bankman-Fried respaldara al candidato ganador.

De acuerdo con datos de Associated Press, Biden se mantiene firme en la delantera con 264 votos del colegio electoral frente a los 214 de Trump.

Dicho de otra manera, Biden sólo necesita 6 votos electorales más para asegurar la 46ª presidencia de EE.UU. y una exchage de criptomonedas le ayudó a llegar allí.