Habrán notado que el cofundador de la plataforma de intercambio de criptomonedas Gemini, Cameron Winklevoss, tiene un nuevo y brillante nombre de usuario de Twitter: @Cameron. Pero su dueño original afirma que le fue arrebatado injustificadamente y lo quiere de vuelta.

Cameron Asa, un minero de Bitcoin a tiempo completo, recibió el nombre de Twitter de @Cameron un par de años después del lanzamiento de Twitter. En marzo de 2018, Twitter pensó que era un bot, o estaba actuando como tal, y lo banearon. Pero a pesar de repetidas apelaciones y quejas, su cuenta nunca fue restablecida. Y ahora ha seguido adelante.

"He sido un OG (usuario antiguo) de Twitter, hice @Cameron cuando Twitter salió. He sido dueño del nombre por más de 10 años", dijo Asa a Decrypt, y agregó, "Literalmente no he hecho nada malo a esta plataforma y a los pequeños siempre los perjudican".

Hemos contactado a Twitter y a Winklevoss y actualizaremos este artículo si obtenemos una respuesta.

Luchando por recuperar la cuenta de Twitter

Cuando Twitter prohibió la cuenta, alegó que la cuenta de Asa violaba las reglas de la plataforma de medios sociales contra el spam. "Específicamente, se determinó que su cuenta violaba nuestras reglas que prohíben interacciones y compromisos de cuentas falsas o artificiales", decía el correo electrónico de Twitter.

Pero Asa sostiene que nunca usó herramientas artificiales, sólo era un usuario normal. "Créeme, si supiera que he hecho algo malo, no estaría tan alterado. Pero YO SÉ que no hice nada para perder a @Cameron", dijo.

Asa apeló la prohibición usando el servicio automatizado de Twitter, pero nunca obtuvo respuesta y no pudo hablar con un ser humano.

El 26 de mayo de 2018, Asa se puso en contacto con varios de los jugadores clave de la red social para apelar la confiscación de su cuenta original. Entre ellos se encuentran Kayvon Beykpour, líder de producto, e incluso el propio CEO Jack Dorsey. Sin suerte, Asa se puso en contacto con Yoel Roth, jefe de integridad del sitio. Lo hizo un total de tres veces a lo largo de 2019, con el primer contacto realizado el 15 de marzo de 2019.

"Todo lo que pido es ser un ser humano decente. Ha pasado un año, hombre. Nunca recibí una respuesta en twitter sobre @cameron, no hice nada para perderlo. Es una pena. (Pido) Cualquier forma posible en la que puedas ayudarme", preguntó Asa.

Luego siguió con dos mensajes más, explicando que usa Twitter para conectarse. Hasta la fecha, Asa no ha recibido respuesta. "Entonces me di cuenta de que los mensajes que le envié eran una causa perdida y que me estaban evitando", dijo Asa.

Una vez que la cuenta de Asa fue congelada, no pudo twittear más. Y la política de Twitter establece que, si una cuenta está inactiva, puede liberar el nombre de usuario para que otra persona lo use. Cuando su nombre cambió de manos, su cuenta original fue reemplazada por un usuario generado por computadora. Pero ni siquiera eso ha sido restablecido.