La Conferencia de Supervisores de Bancos Estatales de Estados Unidos (CSBS) dará a conocer hoy un nuevo enfoque regulador destinado a reducir los costes de cumplimiento en que incurren las empresas de criptomonedas y las fintech del país, según un informe de la agencia de noticias Reuters.

Las autoridades han acordado elegir un grupo de examinadores de todos los Estados Unidos para manejar todas las concesiones de licencias. Esto les permitiría supervisar conjuntamente un negocio en lugar de que cada estado individual tenga su propio comité, según el informe. En total, más de 48 reguladores estadales están de acuerdo en seguir el marco unificado.

Con este movimiento, más de 78 compañías que operan en los sectores de criptomonedas y fintech —que en conjunto realizan transacciones por más de un billón de dólares anuales— podrán expandirse más fácilmente a través de los Estados Unidos y verán reducidos enormemente los costos de cumplimiento.

John Ryan, el presidente y director ejecutivo de CSBS, dijo que el nuevo enfoque será más eficiente que las prácticas anteriores, pero igual de robusto. "Los estados no están renunciando a la autoridad. Están logrando eficiencias compartiendo información", dijo.

Ryan añadió que los estados podrán compartir información de los exámenes, y cada regulador de Estados Unidos se reservará el derecho de lanzar exámenes independientes si lo desean.

Las reglas llegaron cuando los reguladores estatales y los organismos financieros registraron las quejas de las empresas de criptomonedas y fintech sobre el complejo y largo método a seguir para cumplir con las regulaciones de cada estado al momento de operar un negocio en los Estados Unidos. Esto significaba que una sola empresa necesitaba obtener más de 40 licencias para operar sólo en los EE.UU.

Las empresas de criptomonedas de Estados Unidos, que normalmente tenían que tener licencia estado por estado, se mostraron particularmente expresivas sobre el problema, según el informe.

Pero esos problemas son ahora cosa del pasado.