Bitcoin está actualmente coqueteando con el umbral psicológico de 12.000 dólares y se encuentra ahora en un área crítica que determinará su futuro inmediato.

Después de un agosto aburrido y mayormente estable en el que Bitcoin reportó ganancias por debajo del 4%, la mayor criptodivisa por capitalización de mercado se ha disparado a principios de septiembre.

El precio del token logró subir más de 350 dólares después de una pequeña caída de unos 50 dólares ayer. El sentimiento alcista sólo se detuvo después de que BTC superara brevemente la marca de los 12.000 dólares.

Mirando el panorama general, Bitcoin está en una carrera alcista, con velas mensuales que apuntan a una recuperación constante desde el crash de 2019, cuando BTCpasó de casi 14.000 dólares en junio a poco menos de 6.500 dólares en diciembre.

Por el contrario, el comienzo de 2020 parecía bastante alcista hasta que el coronavirus golpeó con un mazo a la mayoría de los mercados. En marzo, Bitcoin experimentó una de las mayores caídas desde su corrección de 2018.

Esa caída no duró mucho tiempo. En abril, Bitcoin estaba rompiendo las expectativas, separándose del mercado de valores. Su comportamiento empezó a parecerse a otro activo de cobertura, el oro.

El rendimiento de Bitcoin que comenzará este mes refuerza el modelo de predicción de precio stock-a-flujo, que postulaba que el precio de BTC aumentaría después del halving. Hasta ahora, lo que muchos llaman "coincidencia" está sucediendo de nuevo: El modelo parece estar actuando "como un reloj".